El padre Julio Grassi presentó un habeas corpus para reclamar su libertad

10 de enero de 2014

Argumentó que no se va a fugar y que la condena no está firme. Permanece detenido en un penal de Campana.

El cura Julio César Grassi presentó un habeas corpus ante la Justicia para pedir su libertad en la causa en la que está detenido por la condena a 15 años de prisión por abuso sexual de menores. Argumentó que no se va a fugar y que la condena no está firme.

El pedido fue presentado ante la Cámara de Casación Bonaerense, luego de la decisión del 30 de diciembre pasado de la Cámara en lo Penal de Morón que rechazó la liberación del cura por la pluralidad de hechos y ante el peligro de fuga.

Ahora Grassi, quien está preso en el penal de Campana, intenta recuperar su libertad por lo que interpuso el habeas corpus a través de su abogado Rodrigo González, quien sostuvo que el fundamento del riesgo de fuga es un justificativo para disimular la ejecución de la condena que aún no está firme.

Grassi está detenido desde el 7 de octubre pasado por orden del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón luego que de que la condena dictada en 2009 fue confirmada por Casación y la Suprema Corte bonaerense. Aún resta el pronunciamiento de la Corte Suprema de la Nación.

El cura Grassi está condenado por "abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y de la guarda del menor víctima, reiterado, dos hechos, en concurso real entre sí, que a  su vez concurren formalmente con corrupción de menores agravada".

La condena se impuso por haber cometido ese hecho en perjuicio de un menor  y cuando tenía a su cargo la Fundación Felices los Niños.

El 30 de diciembre, la Cámara Penal de Morón rechazó el recurso de apelación presentado por la defensa del cura  Grassi, por lo que se confirmó la prisión preventiva que está cumpliendo por el caso en el que fue condenado.

Los camaristas Fabián Cardoso, Aldo Acosta Argañaraz y Elisabet Miriam Fernández ratificaron la resolución "que hizo cesar la alternativa a la prisión preventiva y ordenó la inmediata detención del nombrado".

El cura Grassi fue detenido el 7 de octubre pasado por decisión del  Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, el mismo que lo había condenado en julio de 2009, sin embargo el acusado estaba en libertad porque el fallo no estaba firme.

Para los jueces  que consideran que Grassi debe estar en prisión, "la circunstancia que no resulta un dato menor" es que la condena fue ratificada en dos instancias judiciales (Casación y la Suprema Corte) y que el delito por el cual fue acusado Grassi "no permite la excarcelación".

Temas