El jefe de la Policía de Córdoba dijo que se gestaba un acuartelamiento

17 de enero de 2014

Además, señaló que se desactivó la protesta y que el gobernador José Manuel de la Sota está cumpliendo con lo prometido en el acuerdo logrado tras los incidentes de diciembre.

El jefe de la Policía de Córdoba, Julio Suárez, aseguró este jueves que se estaba gestando un nuevo acuartelamiento de oficiales cordobeses, tras el pase a situación pasiva de cuatro efectivos en la noche del miércoles. Además, desmintió que el gobierno no cumpla con las mejoras laborales pactadas tras la protesta de diciembre.

Las declaraciones de Suárez se producen mientras familiares de oficiales realizaban una protesta en la mañana del jueves en la capital provincial frente a la Jefatura por las sanciones aplicadas.

"Me comentaron que hay grupos minúsculos de policías, que no tienen una vocación de servicio", esgrimió Suárez.

De esta forma, se refirió a un eventual autoacuartelamiento que repitiera el ocurrido en diciembre, que había dejado a la capital provincial sin seguridad, provocando saqueos e incluso un muerto. Por entonces, el gobernador José Manuel De la Sota prometió mejoras salariales y laborales para sofocar la protesta aunque deslizara que lo hacía "bajo presión".

"Mienten cuando afirman que van a ser sancionados, que han sido sacados de un lugar para otro, cuando dicen que la comida no es buena. Esto genera un desánimo. Esta situación puse en conocimiento del titular del Tribunal de Conducta Policial", agregó Suárez.

"Compramos aire acondicionados para los CAP (comandos de acción preventiva), contratamos servicio de limpieza para las base de los CAP, camas, colchones, mesas, utensilios para que puedan comer cómodos y tranquilos. La comida es muy buena. Se licitaron los uniformes. Son 6 o 7 mil uniformes que se licitaron a una empresa para que todos los policías tengan dos mudas al año", dijo en declaraciones radiales, a la vez que ratificó que De la Sota cumpliría lo firmado.

Temas