-

¿Cuánto cuesta instalar un sistema inteligente de alarmas en el hogar?

24 de abril de 2014

Las empresas de seguridad ofrecen a las familias numerosos productos: desde alarmas para protegerse de los ladrones hasta un rastreador de mascotas perdidas o una "escolta virtual" para el auto.

Atrás quedó ese tiempo en que las alarmas sólo se utilizaban para protegerse de los ladrones. Hoy -pagando abonos mensuales que arrancan en los 200 pesos- es posible controlar desde un teléfono inteligente casi todo lo que ocurre en una casa cuando sus habitantes están ausentes.

Las opciones son variadas: controlar a las niñeras; vigilar el ingreso y egreso del personal doméstico; detectar una pérdida de gas, una inundación o un incendio; saber si se cortó la luz; advertir la presencia de personas extrañas en una casa que está sola; o monitorear una caja fuerte.

También es posible protegerse de robos cometidos en la vía pública, cuando se está ingresando al garage de la casa; recuperar una computadora robada o su contenido; encontrar al perro que se perdió; controlar si un adolescente está excediendo la velocidad máxima configurada en el auto de la familia.

En todos esos casos, las empresas de seguridad le envían al abonado un alerta a su teléfono móvil para notificarle sobre la anormalidad; e incluso algunos servicios pueden chequearse online desde un Smartphone.

Una pregunta se impone: ¿cuánto cuestan estos sistemas?

En Capital Federal y el Gran Buenos Aires, las familias pueden contratar un servicio básico de alarmas pagando abonos que arrancan en los 200 pesos por mes.

A eso deberá sumarse entre 30 y 150 pesos adicionales por cada servicio extra, como llavero antipánico; detector de humo; alarma antimascotas; monitoreo de cámaras, apagado y encendido de luces, y demás.

El rastreo de mascotas perdidas puede llegar a costar 150 pesos mensuales; el recupero de una computadora móvil, entre 45 y 150 pesos; y el servicio de "escolta" para el ingreso a un garaje (que también incluye: visualización del vehículo, zona de seguridad, tope de velocidad), 170 $/mes.

A ese abono mensual, habrá que sumarle una cuota extra por el costo de conexión. Los equipos se entregan en comodato y los contratos suelen firmarse por dos años, por lo que si se desea dar la baja antes de concluir el periodo acordado se deberá pagar una multa.

En ciudades más pequeñas, los equipos tienen un costo que supera los 2.500 pesos.

La inversión necesaria, sin embargo, se define en base a la necesidad de seguridad de cada cliente y su capacidad económica.

Francisco Alberton, CEO de USS Seguridad Integral, aseguró en dialogo con minutouno.com que "hoy la alarma no es sólo un sensor que se dispara y viene la policía, ya que muchas otras herramientas para manejar la casa se pueden activar en el mismo sistema de alarmas", incluso cuando no se está en el hogar.

En coincidencia, Julián López Grillo, gerente de productos masivos de LoJack, resaltó que los teléfonos inteligentes permiten "visualizar e interacturar con la casa y el auto, desde donde estés" y resaltó que cada vez más empresas comenzarán a brindar este servicio.

Por su parte, Ricardo Katz, CEO de Prioridad 1, dijo a minutouno.com que "el cliente sólo pide seguridad porque no tiene pleno conocimiento sobre otras opciones de uso de las alarmas. No es tan común que active en la misma central otros servicios, como control de incendio o pérdida de monóxido de carbono".

Sobre el uso de teléfonos inteligentes, el directivo de Prioridad 1 fue categórico: "ese servicio tiene un costo adicional. El cliente fantasea que lo quiere tener pero cuando se le dice el precio, lo dejan para otro momento".

Hay una excepción, según Katz: los padres contratan mucho el servicio que les permite controlar desde el celular a las niñeras que quedaron con sus hijos.

Lo primero: la seguridad

En este negocio, claro está, el producto masivo es la alarma que dan respuesta ante un asalto o emergencia médica; y algún otro sensor periférico que puede trabajar con gas, humedad e inundaciones.

El resto de los sistemas, aún están reservados para familias de alto poder económico.

Katz evaluó que los argentinos "no son personas previsoras, piensan que a ellos no les va a pasar (ningún hecho de inseguridad) pero comienzan a tomar conciencia cuando sí les pasa, a ellos o algún ser querido".

Frente a esto, la alarma se presenta primero como una herramienta disuasiva a que, comentó Alberton, en una casa con alarma "el delincuente sabe que su espacio para cometer el delito se acorta porque una vez que la sirena se dispara puede llegar la policía, el vecino o el dueño de la casa".

Añadió que "el ladrón sabe que no tendrá cuatro horas para robar tranquilo, podrá quedarse sólo algunos minutos y eso lo desalentará para ingresar a ese domicilio".

Grillo sumó otro punto en diálogo con minutouno.com: "cuando la gente se siente insegura, el pago de un sistema de seguridad suele ser el último que se resigna ante una mala situación económica. Antes se prescinde de entretenimientos, salidas y demás".

La tendencia muestra que los countries están colocando sus sistemas de alarma como una herramienta más de tranquilidad, pero también los departamentos, dos segmentos a los que años atrás estos sistemas le resultaban innecesarios.

La relación es: 70% de las alarmas se instalan en casas y el resto, en departamentos. Los dueños o inquilinos jóvenes de departamentos, que se viven solos o en pareja, "suelen contratar el sistema de alarma porque saben de lo necesario que resulta este servicio", destacó Kitz.

Recomendaciones para antes de contratar

Muchas empresas ofrecen hoy un sistema de alarmas, tantas que muchas veces los clientes no saben con cuál contratar para que le brinde el servicio más acorde a sus necesidades. ¿Qué hay que tener en cuenta para elegir la mejor? El CEO de la empresa Prioridad 1, brinda algunos consejos al respecto:

-      El usuario debe averiguar si la empresa cuenta con la homologación a la norma IRAM 4174, que asegura que esa compañía cuenta con los medios tecnológicos (duplicación de computadoras, generadores de energía y operadores simultáneos, por ejemplo) adecuados y suficientes para seguir brindándole el servicio ante cualquier contingencia. Así, si la firma sufre un ataque sus abonados seguirán protegidos.

-      También debe constatar que la empresa está habilitada ante los organismos de seguridad, que no es 'trucha'. En la Capital, se trata de la Secretaría de Seguridad del Gobierno porteño.

-      Asegurarse de que la compañía realice un control diario de la línea telefónica, a donde está conectada la alarma. Caso contrario se está expuesto a que un ladrón corte la línea para dejar el sistema sin comunicación, y la compañía nunca advierta ese detalle. También lo conveniente es adicionar el sistema GPRS.

-      Es importante asimismo que la compañía sea alertada por corte de energía, que se utiliza para cargar la batería de las alarmas, por igual motivo que el punto anterior.

Mariana Leiva

mleiva@minutouno.com

Temas