El Gobierno de Ucrania quiere llevar adelante una operación antiterrorista con la ONU

14 de abril de 2014

El presidente interino de Ucrania, Alexander Turchinov, planteó un referendo sobre la estructura del país y propuso un trabajo conjunto con la organización.

Mientras varias ciudades del este se mantenían en vilo luego que los pro rusos ignoraron un ultimátum para desarmarse, Turchinov avanza con las medidas e intenta buscar ayuda externa para controlar la situación del país.

"Ucrania no está en contra, sino a favor, de que con su ayuda (de la ONU) se lleve a cabo una operación antiterrorista conjunta en el este" del país, dijo el presidente ucraniano al secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en una charla telefónica que mantuvieron este lunes, según informó la oficina de la prensa de la Rada Suprema (Legislativo).

En la conversación, Turchinov explicó a Ban que la presencia de fuerzas de paz de la ONU en Ucrania permitiría a la comunidad internacional "confirmar la legitimidad y la legalidad de la operación antiterrorista" lanzada por Kiev ante los retos secesionistas.

Durante la charla, Turchinov dijo que tampoco está en contra de que se celebre un referendo sobre la estructura del Estado ucraniano, en referencia a una de las principales demandas de los pro rusos de las regiones orientales del país.

Sobre la consulta, que podría coincidir con las elecciones del próximo 25 de mayo, se mostró convencido de que "la mayoría de los ucranianos se pronunciarán a favor de una Ucrania indivisible,
independiente, democrática y unitaria".


De este modo, Turchinov aceptó estudiar las propuestas de hacer de Ucrania un Estado federal, algo que hasta el momento las autoridades ucranianas habían rechazado de modo tajante.

Luego subrayó que el objetivo de la operación puesta en marcha hoy por las autoridades en las regiones del este orientales -donde los sublevados prorrusos que tomado varios edificios gubernamentales ignoraron el ultimátum del gobierno- "es proteger a la población civil".

En tanto gran tensión se respiraba en las regiones del este donde se mantiene un pulso con las autoridades de Kiev, al no haber signos de que los rebeldes pro rusos que ocuparon edificios del
gobierno vayan a cumplir con el ultimatum dado el domingo por el gobierno.

Anoche, luego de la muerte de un oficial estatal de seguridad y que otras dos personas resultaran con graves heridas, Turchinov advirtió a los rebeldes que desplegará una operación de seguridad de gran escala" que incluirá al Ejército, a menos que cumplan los plazos estipulados.

Turchinov y otros líderes culpan a Rusia de inspirar y organizar las rebeliones en Slaviansk y otras ciudades rusoparlantes en el este de Ucrania.
   
La crisis llevó las relaciones entre Rusia y Occidente a su punto más tenso desde el fin de la Guerra Fría (en 1991) y aún amenaza con desatar una "guerra del gas" que podría interrumpir el suministro de energía a Europa.



Temas