Modelo vs Google: "Que no se produzca la lobotomía de Internet"

21 de mayo de 2014

Este miércoles comenzó la audiencia en la Corte por la causa iniciada por la modelo Maria Belen Rodriguez.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación comenzó este miércoles a tratar por primera vez en audiencia pública la situación de aquellos sitios cuya actividad permite el enlace a páginas con contenidos que pueden afectar la dignidad, honor, intimidad o imagen de las personas. Se reanudará el jueves 29 de mayo.

La audiencia se da en el marco de la causa iniciada por la modelo Maria Belen Rodriguez contra Google por  daños y perjuicios porque al poner su nombre en el buscador de la empresa, se vinculaba con páginas web pornográficas con ofertas de índole sexual.

El conflicto se plantea entre las cláusulas constitucionales que protegen la libertad de expresión, el derecho a la información y el ejercicio de una industria lícita, con las normas de igual jerarquía que tutelan los derechos de las personas.

Durante la jornada, presentaron sus informes los "Amigos del Tribunal", que se pronunciaron en su mayoría a favor de la libertad de expresión y del acceso a la información.

Esteban Ruiz, Director de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia, llamó a "buscar una salida que respete ambos derechos. La persona puede pedirle a Google que bloquee el resultado, fundado en que la actividad de relacionamiento está alcanzado por la ley de protección de datos personales".

En la segunda fila de la sala en el espacio destinado al público se encontraba la modelo demandante vestida  con blazer beige, pañuelo en su cuello, pantalón negro y zapatos de animal print. Junto a su abogado Martín Leguizamón seguía atentamente las alternativas de la audiencia.

En primer lugar expuso la abogada Laura Calogero, vicepresidenta del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, que como amicus curiae afirmó que "restringir el acceso" a buscadores de Internet "es censura y de ninguna manera podemos permitir regulación".

La letrada sostuvo que la Constitución "garantiza la libertad de expresión y el derecho de acceder a la información", al tiempo que se mostró a favor de un "control con ulterioridad y no antes" ya que ello implicaría "una censura que no está permitida en la Carta Magna".

Reconoció que Internet "ha avanzado exponencialmente cuando la legislación va detrás", pero para el Colegio cualquier norma que pudiera limitar la libertad de expresión y acceso a la información es censura y la censura está prohibida.

Juan Vicente Sola, del Centro de Estudios en Derecho y Economía de la Facultad de Derecho de la UBA, se pronunció en contra de la eliminación de contenidos de la red: "Si sacáramos esos datos de Internet es como si fuéramos a las bibliotecas y arrancáramos las páginas de los libros. Sería una censura del momento y también una censura para la historia".

Los buscadores "funcionan como un bibliotecarios, que ayudan a buscar contenidos, aún cuando los contenidos puedan ser desafortunados", por lo que solicitó que "no se produzca la lobotomía de Internet".

Luego, Horacio Granero, presidente de la Comisión de Alta tecnología del Colegio de Abogados porteño expresó su "gran duda" sobre si se trata de censura y sostuvo que la tecnología es un "cisne negro que apareció, hoy hay algo imprevisible que antes no existía".

Prefirió encuadrar el tema en la "teoría del riesgo" que genera la irrupción de Internet y las redes sociales y para ver "cómo se puede defender a la sociedad" y enfatizó que "no creo que no sea posible controlar".

El especialista en informática Raúl Martínez Fasalari y el constitucionalista Andrés Gil Domínguez se pronunciaron por eventuales bloqueos de acceso a contenidos pero no por la eliminación de esos contenidos.

En ese sentido, Fasalari explicó que "los buscadores indexan la información y datos que existen en Internet, y lo presentan al usuario de acuerdo al tipo de búsqueda realizado. El prestador es independiente del dato que trae o genera. El usuario es el que accede externamente a esos datos. El buscador lo único que hace es sistematizar esa infinidad de datos y traerla en forma simplificada y legible".

"Cuando el usuario afectado desea eliminar el dato, o se dirige al administrador del contenido ofensivo, o cuando es imposible ubicarlo, el ofendido acude a quien le ha sido el intermediario entre la producción y la recepción del contenido. El buscador puede eliminar no el contenido sino el resultado de búsqueda", explicó.

Por su parte, Gil Domínguez adujo que  "cualquier mecanismo regulatorio no puede mediante los motores de búsqueda quitar ningún tipo de contenido producido por las páginas", y  propuso "que la Corte establezca una garantía administrativa, que se podría llamar 'habeas Internet', mediante la cual se le imponga a los motores de búsqueda que desarrollen un procedimiento para informarle a cualquier afectado acerca de la afectación".

Además expusieron Eduardo Molina Quiroga, Director de Derecho Informático de la UBA y Esteban Ruiz Director de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia.

Ruiz Martínez hizo hincapié en la ley 25.326 sobre "protección" de esos datos sensibles. "El buscador es una herramienta del derecho a la información, pero relaciona datos y en algunos casos va a relacionar datos personales. El resultado puede ser perjudicial al titular del dato", advirtió.

En ese marco, llamó a  "buscar una salida que respete ambos derechos. La persona puede pedirle a Google que bloquee el resultado, fundado en que la actividad de relacionamiento está alcanzado por la ley de protección de datos personales".

Tras escuchar a los amicus curiae el presidente Lorenzetti anunció un cuarto intermedio hasta el próximo jueves 29 cuando harán uso de la palabra el abogado Leguizamón, que representa a la modelo, y los representantes legales de Google.

La modelo demandó a Google y Yahoo! por daños y perjuicios y logró un fallo de la justicia de primera instancia a favor de su reclamo que obliga a los buscadores a pagarle $120 mil de indemnización y a retirar de sus resultados cualquier sitio que asociase el nombre o la imagen de la modelo con contenido de índole sexual.

Luego la Sala A de la Cámara Civil revocó la sentencia a Yahoo!, redujo el monto de la indemnización de Google a $50 mil y dejó sin efecto la medida de retirar los sitios debido a que entendió que son responsables sólo si "habiendo tomado conocimiento de la existencia de contenidos nocivos no proceden a bloquearlos con prontitud".

      Embed

Temas