-

Kicillof: "Vamos a pagar sin poner al país de rodillas"

31 de mayo de 2014

El ministro de Economía descartó que, como resultado del acuerdo, vaya a registrarse un "aluvión" de inversiones extranjeras. Sin embargo, resaltó que es un estímulo a los países acreedores para que promuevan esos desembolsos en Argentina.

En su casa, donde recibió a siete diarios, el funcionario destacó la relevancia del arreglo con los 16 países acreedores para el proceso de regularización de los pasivos impagos arrastrados desde 2001-2002 encarado por el Gobierno, informó Página 12.

El titular del Palacio de Hacienda rechazó que la decisión de pagar 9700 millones de dólares en un plazo de entre 5 y 7 años implique un regreso a la lógica de la "timba financiera".

El funcionario no descartó la posibilidad de emitir deuda en el mediano plazo para refinanciar vencimientos de capital, si las condiciones financieras lo ameritan, pero indicó que están muy avanzadas las negociaciones con China para concretar líneas de crédito por 7000 millones de dólares "para proyectos estratégicos de infraestructura". "Nosotros mantenemos nuestros objetivos y no nos casamos demasiado con los instrumentos", indicó Kicillof.

Asimismo, desmintió una supuesta interna con el titular del Banco Central: "No estamos peleados con Fábrega. Creo que es una buena persona y está muy preparado. Hay un equipo económico que discute ideas y toma decisiones".

"Arreglamos en condiciones favorables uno de los tantos entuertos que nos dejó el neoliberalismo, en lo que fue la historia argentina durante décadas y décadas, con foco en la dictadura militar", remarcó.

"Al principio de la discusión empezamos muy lejos, ellos querían que en un año pagáramos el equivalente al 10 por ciento de las reservas", explicó el funcionario.

Temas