-

-

Axel Kicillof negó la posibilidad de una "maxidevaluación"

09 de junio de 2014

El ministro de Economía rechazó además que el acuerdo alcanzado con el Club de París sea secreto. Además, afirmó que "cree" en el vicepresidente Amado Boudou.

Kicillof volvió a sembrar suspicacias respecto de "la precisión quirúrgica" con que eligió el juez federal Ariel Lijo la fecha para citar a Boudou a declaración indagatoria en la causa Ciccone.  De esta forma, sacó una "noticia explosiva justo cuando había otra noticia positiva para el país" como el acuerdo alcanzado con el Club de París, indicó.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una movida cambiaria, Kicillof sostuvo: "Nosotros no vemos ningún escenario donde pueda ocurrir una maxidevaluación". En ese sentido advirtió sobre "los que dicen como si fueran analistas" que eso puede ocurrir "no sea cosa que lo quieran provocar", dijo. De todas formas, recordó que, desde que Néstor Kirchner llegó al gobierno, la "política cambiaria" es "no permitir que se erosione la competitividad cambiaria".

Respecto de los delitos que se le imputan al vicepresidente remarcó: "Yo le creo a Boudou", aunque admitió que "no" está "interiorizado en la causa". Pero pidió "escuchar su versión" de los hechos, ya que "lo que conocemos es la de los que quieren lastimar a Boudou y al gobierno".

Respecto de la inflación, reiteró su defensa del programa Precios Cuidados porque si "siempre hay un producto" de ese plan en la góndola "al lado habrá otros que no se pueden desencuadran tanto" en sus valores, lo que permitirá controlar los aumentos, estimó.  Aseguró que ese programa implica para el gobierno "ponerse a la cabeza de la cuestión" inflacionaria. Kicillof sostuvo que la deuda que Argentina mantiene con el Club de Paris intentó resolverse en 2008, pero entonces "se cayó el mundo" en términos económicos y se frustró.

Asimismo, rechazó que el acuerdo implique pagar tres mil millones de dólares más de lo correspondiente y atribuyó la diferencia a los "intereses" generados durante los años en que no se efectuaron pagos. En ese marco, negó que el arreglo sea secreto y afirmó que el gobierno no difundió los documentos porque "el Club de Paris no los muestra nunca", pero lo firmado con Argentina "va a ser público" cuando se cierren con cada país que conforman el grupo acreedor, aseguró.

Finalmente, cuando se le preguntó por una causa en torno de la administración de Aerolíneas Argentinas, en la que está involucrado junto al titular de la empresa Mariano Recalde, aseguró que la conoció por la prensa. "No sabía nada", dijo, "ni siquiera de la existencia de la causa, me enteré por los diarios", manifestó.

Temas