-

-

-

Kicillof anuncia este jueves si se pagan los bonos reestructurados

26 de junio de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, confirmó que el ministro de Economía informará sobre los pasos a seguir en el marco del conflicto con los holdouts.

En su habitual contacto con los periodistas acreditados en Casa Rosada, Capitanich destacó el fuerte respaldo del G-77 + China a la posición argentina en su disputa con los fondos buitre. "Estamos observando un apoyo cada vez más claro, más contundente y extendido de la posición argentina. No sólo de los países con los que tenemos más cercanía como los que integran el Mercosur o la CELAC sino también con este núcleo de 133 países, el más nutrido dentro de la ONU que está integrada en total por 190 países".

Resaltó además que "es muy relevante la opinión en artículos en diarios y revistas especializadas que incluso responden a otras corrientes de pensamiento y advierten que el fallo que condena a la Argentina es extorsivo además de las implicancias financieras y sistémicas que este tipo de decisiones significan".

Por eso reclamó, una vez más, que se propicien "condiciones de negociación, justas, equitativas y legales para el 100% de los acreedores" y advirtió que "ha habido un consenso con el 93% de los acreedores para reestructurar la deuda pero a través de un fallo de un juez que beneficia sólo al 1% de los bonistas se advierten condiciones de inequidad". "No son tenedores originales de títulos de deuda, los compraron a precio vil y un fallo judicial les otorga un retorno del 1.608% en 6 años, esto es absolutamente injusto" puntualizó.

Destacó además que el fallo de Griesa viola el principio de inmunidad soberana e incurre en una errónea interpretación de la cláusula de pari passu.

"La República Argentina marca un sendero" a nivel global en la lucha contra los fondos buitre señaló el ministro coordinador y puntualizó acerca de la necesidad de que la comunidad internacional avance en el delineamiento de instrumentos que regulen los procesos de reestructuración de las deudas soberanas de modo que su éxito o no, "no queden alterados por una ínfima minoría ni por acciones judiciales".

"Este debate tiene implicancias globales a nivel financiero y sistémico y ningún gobierno puede autoexcluirse por su trascendencia" apuntó y siguió: "Es imprescindible generar las condiciones por las cuales un acuerdo que aceptan el 65% o el 75% de los acreedores o cualquier cifra que regule los usos y costumbres, no termine desarticulado por el accionar del 1% que no ingresó al canje, por estos fondos buitre que nunca ingresaron al canje, que se autoexcluyeron y jamás mostraron voluntad de diálogo y a su vez permanentemente hostigaron a la República Argentina a partir de su capacidad de lobby".

"Esto merece el más contundente repudio de la comunidad internacional" advirtió Capitanich y disparó: "Hoy los principales misiles que deben enfrentar los países son los flujos financieros que pueden desestabilizar sus economías".

      Embed


Temas