-

-

-

Uno de los fondos buitre ve con buenos ojos recibir un pago con bonos

02 de julio de 2014

Así lo dejó saber este martes el gerente de cartera de Elliott Management. Puso como ejemplos los acuerdos alcanzados por la Argentina con Repsol y el Club de París.

Jay Newman, gerente de cartera en Elliott Management, uno de los fondos buitre beneficiados por el fallo del juez de Nueva York, Thomas Griesa, abrió este martes las puertas a la posibilidad de que se alcance un acuerdo por la vía de un pago con bonos. En ese sentido Newman advirtió, en diálogo con una cadena de televisión estadounidense, que los acuerdos que la Argentina alcanzó con Repsol y el Club de París son "muy buenos modelos de cómo se vería para un arreglo para los bonistas impagos".

"En el caso del Club de París, y esto es muy importante e ilustrativo, Argentina, después de más o menos el mismo tiempo que nosotros venimos lidiando con nuestros reclamos, reconoció el reclamo total del Club de París y acordó pagar una porción en efectivo y la mayoría en bonos", aseguró Newman.

Si la Argentina no logra alcanzar un acuerdo antes del 30 de julio, podría caer en un default de la deuda reestructurada, ya que el juez Griesa rechazó el pago que el país intentó realizar este mismo lunes a los tenedores de bonos que ingresaron en los canjes de 2005 y 2010.

Así, los fondos buitre que habían protestado alegando un virtual desacato de la Argentina, para presionar al juez de la causa, cambiaron su postura admitiendo la posibilidad de un pago en bonos.

La negociación contiene múltiples aristas que impiden a la Argentina cumplir con el fallo de Griesa que ordena pagar 1.330 millones de dólares a los fondos buitre. Uno de los escollos más grandes lo constituye la cláusula de Rights Upon Future Offers (RUFO) que impide a la Argentina a ofrecer voluntariamente a los holdouts mejores términos que los que aceptaron quienes entraron en los canjes de bonos de 2005 y 2010. La vigencia de la cláusula RUFO caduca el próximo 31 de diciembre por lo que será clave, para no disparar nuevos litigios por hasta 120 mil millones de dólares, que cualquier acuerdo comience a pagarse luego de esa fecha. Aunque no pocos consideran que esto no es necesario ya que el pago a los fondos buitre no es voluntaria, sino en virtud de un fallo judicial, por lo que los bonistas reestructurados no podrían disparar la cláusula.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, estará este jueves en Washington para participar de una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en busca de respaldo a la posición argentina. Allí se espera que mantenga un nuevo contacto con los abogados que representan a la Argentina, y decidirá si permanecer en Estados Unidos hasta el lunes próximo cuando se abra una nueva instancia de negociación directa entre las partes, aunque esa posibilidad por ahora fue desechada en el Palacio de Hacienda.

La Argentina aún no definió quien integrará la delegación que negociará con los buitre.

Temas