Stiglitz: "Los buitres socavaron el estado de Derecho"

01 de agosto de 2014

El premio Nobel de Economía advirtió que "hicieron la reestructuración de deuda casi imposible" y criticó que hayan causado "un enorme daño en los mercados globales de deuda soberana".

El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz advirtió este viernes que los fondos buitre "han socavado el estado de Derecho y han hecho la reestructuración de deuda casi imposible", causando "un enorme daño en los mercados globales de deuda soberana".

Stiglitz sostuvo a la vez, que "cualquiera comprando bonos después de que un país anuncia una reestructuración de deuda, sabe con certeza virtual, que no serán repagados en su totalidad sin manipular el sistema legal".

"Los buitres han invocado el estado de derecho, pero deberíamos ser claros: se trata de la codicia", afirmó el economista en un artículo publicado hoy en el New York Times, titulado "Un sistema global es necesario para la reestructuración de deuda".

Stiglitz sostuvo que "al argumentar por una interpretación del principio legal de que todos los inversores sean tratados de igual manera -en total contradicción con el que tradicionalmente atribuyen los economistas y participantes del mercado-", los fondos especulativos "han socavado el estado de derecho y han hecho la reestructuración de deuda casi imposible".

El profesor de la Univesidad de Columbia mencionó, además, que los fondos buitre "puede que ni siquiera tengan un interés económico en un resultado exitoso" y que esos mismos grupos "podrían haberse asegurado a ellos mismos contra un default; podrían incluso haber hecho más dinero en el caso de un default que sin él".

Asimismo, el ex Economista Jefe del Banco Mundial afirmó que "evitar un default, al transferir dinero desde Argentina -donde el ingreso per cápita es cerca de los 14,800 dólares- a ciertos multimillonarios, sólo creará más inequidad".

El economista advirtió que "ésta no es sólo una cuestión de justicia", y que con su accionar "los buitres han impuesto un enorme daño en los mercados globales de deuda soberana y en aquellos países en los que su bienestar depende de ellos, especialmente en los mercados emergentes y países en desarrollo".

Por último, el premio Nobel de Economía afirmó que "éste no es un juego de suma cero, es un juego de suma negativa donde las pérdidas para el resto del mundo serán, en todo caso, muy superiores cualesquiera sean las ganancias que acumulen los buitres".

Temas