Encontraron un "gen de la curiosidad" en pájaros cantores

Por: Enrique Márquez
16 de junio de 2007






  • Encontraron evidencias de la existencia de un "gen de la curiosidad" en pájaros cantores.
  • La variante específica de este gen sería la responsable de una conducta exploratoria más intensa.

Un equipo internacional de investigadores encontró evidencias de la existencia de un "gen de la curiosidad" en un pájaro cantor, y precisamente es el Parus major, también conocido como carbonero común. Diversos factores y de difícil control experimental influyen en el comportamiento humano, por tal motivo la tarea es muy compleja para los investigadores cuando intentan demostrar la existencia de “genes de la personalidad” en la gente. Pero los pájaros, según parece, también poseen “personalidades” diferentes y resultan menos complicados para los objetivos de la experimentación.

Ya existían evidencias de que las variaciones (polimorfismos) en los genes relacionados a los neurotransmisores están asociadas con las diferencias de personalidad entre los humanos. Investigaciones realizadas durante la última década sugirieron un prometedor vínculo entre el gen Drd4 y el rasgo de la curiosidad (ir en búsqueda de novedades).



En un segundo test, cuantificaron la reacción del pájaro hacia cada uno de dos objetos desconocidos que habían sido colocados en su jaula. Uno de tales objetos era un muñeco de la Pantera Rosa.     

De este modo, los científicos buscaron asociaciones entre este genotipo de la personalidad Drd4 en pájaros de la especie Parus major. Detectaron 73 polimorfismos y, en dos de esas variantes, encontraron evidencia de una asociación con la conducta exploratoria o curiosidad de las aves.


El estudio



Los investigadores trabajaron con una selección de aves que fueron clasificadas según su baja o gran curiosidad. Evaluaron el nivel de curiosidad mediante un tradicional test “de campo abierto”, similar al que utilizan los psicólogos para medir respuestas conductuales tales como la actividad motora, hiperactividad y conductas exploratorias.

Examinaban la conducta exploratoria temprana (EEB) de cada pájaro ni bien abandonaban el nido. En una de las pruebas, los biólogos midieron el tiempo transcurrido hasta que el pájaro visitaba cuatro "árboles" artificiales después de haber sido liberado en la sala de observación. En un segundo test, cuantificaron la reacción del pájaro hacia cada uno de dos objetos desconocidos que habían sido colocados en su jaula. Uno de tales objetos era un muñeco de la Pantera Rosa.

No sólo encontraron evidencias del gen de la curiosidad en los pájaros en cautiverio sino también en aves salvajes. “Estos hallazgos sugieren que una asociación entre los polimorfismos del gen Drd4 y la variación de la personalidad animal, es anterior a la división de los linajes de las aves y mamíferos”, concluyen los autores en la investigación publicada en la revista Proceedings of the Royal Society London B.