La Justicia imputó a los directivos de la imprenta Donnelley

05 de noviembre de 2014

Fue por una denuncia de la AFIP y el fiscal Patricio Evers. Esto es en el marco de la causa llevada adelantra tras el último 9 de agosto, fecha en la que la empresa resolvió presentar su propia quiebra.

La Justicia imputó a los directivos de la impreta Donnelley luego de que la Administración Federal de Ingresos Públicos denunciara penalmente a la empresa por una presunta quiebra fraudulenta.

Además de la imputación, el fiscal Evers solicitó las siguientes medidas:
  • Le pidió a la AFIP la remisión de la información patrimonial que surge de las declaraciones juradas de la empresa para establecer la situación economíca y patrimonial de la firma.
  • Consultó a la Inspección General de Justicia (IGJ) los datos de las personas responsables de la empresa.
  • Al Banco Central le reclamó que informe el estado de las cuentas bancarias de la empresa Donnelley.
  • Se pidió un peritaje contable.

El sábado 9 de agosto, la imprenta resolvió en una asamblea extraordinaria de accionistas presentar su propia quiebra. Habían pasado sólo 48 horas cuando el juez Gerardo Santicchia decretó la quiebra.

El 14 de agosto, la AFIP pidió que se deje sin efecto la medida por considerarla fraudulenta y denunció a los directivos de la multinacional ante la Justicia penal.

La entidad que conduce Ricardo Echegaray argumentó que la imprenta había presentado en su propio balance una liquidez al 31 de diciembre de 2013 que era en casi 600 millones de dólares superior al período anterior.

El activo de la empresa, argumenta la AFIP, es superior al pasivo: 180 millones de pesos contra 140.

En el balance registró ganancias de $20.200.000 para futura distribución de dividendos.

La firma recibió aportes de sus accionistas por $3.000.000 en efectivo en noviembre de 2013, según sus propios estados contables.

Temas