26 de noviembre de 2014

El juicio por el accidente ferroviario de Castelar ocurrido el 13 de junio del año pasado, y que dejó tres personas muertas y decenas de heridos, comenzará el 17 de diciembre próximo, ante el Tribunal Oral Federal N° 2 de San Martín. El único acusado es el motorman de la formación de la Línea Sarmiento que chocó a otra entre las estaciones Morón y Castelar.

Este miércoles se informó que el tribunal desarrollará el 9 de diciembre próximo una inspección ocular de los trenes involucrados en el siniestro.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de San Martín fijó para el 17 de diciembre próximo la fecha de inicio del juicio oral por los hechos ocurridos el 13 de junio de 2013, cuando una formación del ferrocarril Sarmiento colisionara a otra entre las estaciones de Morón y Castelar.

El tribunal, integrado por los jueces Daniel Alberto Cisneros, Daniel Antonio Petrone y Diego Leif Guardia, comenzará a juzgar a Daniel Alberto López, motorman del tren, quien está acusado por el delito de estrago culposo agravado.

Durante el debate se espera la declaración de más de 240 testigos, y está previsto que el juicio continúe durante el año 2015.

El motorman López, quien conducía el chapa 01 que embistió a otra formación que estaba frenada sobre las vías, será el único acusado del accidente que dejó un saldo de tres muertos y decenas de heridos.

Su defensa, ejercida por la abogada Valeria Corbacho, la misma que defiende al motorman Marcos Córdoba que está siendo juzgado por el accidente ocurrido en la estación de Once, siempre alegó que los frenos no le funcionaron.

Pero para la fiscalía a cargo de Sebastián Basso que impulsó el juicio, "el factor desencadenante de la colisión del chapa 1 contra el chapa 19 fue la inobservancia del deber de cuidado de López de frenar la tracción de la formación que él conducía, en un contexto en el que las señales férreas le anunciaron su obligación de frenado", dice el dictamen.

Para la fiscalía fue la conducta del motorman la que derivó en el accidente porque no accionó los frenos, condujo "con ascenso de velocidad" y desatendió las señales de advertencia que indicaban peligro hasta impactar con la otra formación.

"Ante una señal fija absoluta en peligro, López debió haber empleado todos los medios que se hallaban a su alcance para detener el tren a los efectos de no traspasarla", sostuvo el fiscal en el dictamen en el que pidió la elevación a juicio.

El motorman será el único acusado, ya que en el caso se había investigado al personal técnico de la empresa, pero resultaron sobreseídos, luego de una pericia realizada por el experto Raúl Díaz, quien ya había intervenido en el caso de la tragedia de Once, determinó que los frenos funcionaron correctamente.

Temas