-

-

-

AFSCA presentó un pedido de per saltum para dar vía libre a la adecuación del Grupo Clarín

23 de diciembre de 2014

El titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martín Sabbatella, adelantó este martes que presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación un pedido de per saltum para que el máximo tribunal se expida sin dilaciones en la causa que frenó la adecuación de oficio del Grupo Clarín a los parámetros estipulados por la ley de Medios de la democracia.

"El sueño de Magnetto es volver a una Democracia mutilada en la que sea imposible hacer cumplir leyes que terminan con los privilegios de los más poderosos", consideró Sabbatella y expresó que "resulta escandaloso y muy preocupante que una parte del Poder Judicial se ponga a disposición de esa estrategia corporativa y le arranque al Ejecutivo la facultad de implementar leyes que sanciona el Congreso de la Nación. Es una vergüenza ver a un sector del Poder Judicial involucrado en esas maniobras y por eso esperamos que la Corte resuelva antes de fin de año, suspendiendo la nueva cautelar que favorece a Clarín".

La presentación fue realizada de acuerdo a lo establecido en el artículo 257 bis del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que permite acudir directamente ante la Corte Suprema salteando la instancia de Cámara en las causas "que entrañen cuestiones de notoria gravedad institucional".

Sabbatella: "Queda en evidencia que una parte del Poder Judicial se rinde ante el poder económico"

De acuerdo con ley existe gravedad institucional "en aquellas cuestiones sometidas a juicio que excedan el interés de las partes en la causa, proyectándose sobre el general o público, de modo tal que por su trascendencia queden comprometidas las instituciones básicas del sistema republicano de gobierno o los principios y garantías consagrados por la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales por ella incorporados".

En su presentación, la AFSCA advirtió que la resolución de un juez de primera instancia, contrariando los principios ya establecidos por la Corte Suprema de Justicia en su fallo del 29 de octubre del 2013, compromete las instituciones básicas del sistema republicano.

La AFSCA advirtió que la medida cautelar contraría los principios establecidos por la Corte en su fallo de 2013

El 9 de diciembre pasado, el juez federal de primera instancia Horacio Alfonso dictó una medida cautelar mediante la cual puso en suspenso el proceso de adecuación de oficio iniciado por la AFSCA luego de una presentación judicial de un grupo de periodistas del multimedios que aseguraron que la adecuación de oficio, prevista en la ley sancionada en el Congreso, amenazaba su derecho a de expresión. "Este intento de mutilar la Democracia va a fracasar, como suelen fracasar todas las estrategias de quienes quieren volver atrás, a un país concentrado y desigual", advirtió Sabbatella.

"Hace un año, la Corte Suprema puso fin a una larga cautelar que benefició a Clarín y abrió definitivamente las puertas para poder democratizar la palabra en nuestro país. Ahora, otro juez nos arranca la posibilidad cierta de hacer cumplir esa norma, facilitando que la corporación que comanda Magnetto siga controlando el mercado de medios audiovisuales, con casi 300 licencias de cable, televisión y radio", explicó el titular de AFSCA y señaló: "es una barbaridad que un juez inferior se aparte sin fundamento de lo dicho por la Corte, lo que pone en evidencia que una parte del Poder Judicial se rinde ante el poder económico y permite que se consagren privilegios y se vulneren derechos como el de garantizar una comunicación plural, democrática y diversa".

El recurso de per saltum permite saltear la instancia de Cámara en causas de gravedad institucional

En el escrito presentado este martes, la AFSCA advirtió que "las medidas cautelares dispuestas por diversos jueces que hicieron que el Grupo Clarín pueda incumplir la ley por ya más de cinco años, pone al Poder Judicial por encima de los otros poderes del Estado y restringe la libertad de expresión de los ciudadanos, al obstaculizar la pluralidad de voces".

La AFSCA recuerda también que, cuando la Corte puso fin a la cautelar anterior, había señalado que "no encontrándose en juego la libertad de expresión, no existen razones que justifiquen la aplicación de una tutela inhibitoria a favor de los titulares de las licencias, protección que conllevaría la imposibilidad de implementar la ley hasta que se produzca el vencimiento de los plazos de cada una de las licencias".

La AFSCA solicitó además la inmediata suspensión de la aplicación de la medida cautelar

Al entender que el fallo de Alfonso atenta directamente contra el pronunciamiento anterior de la Corte Suprema, el organismo que preside Sabbatella considera que existe gravedad institucional y que el máximo tribunal debería intervenir de forma inmediata en el expediente revocando la resolución del juez de primera instancia.

Además, la AFSCA solicitó que hasta tanto se expida la Corte sobre la cautelar, la resolución de Alfonso quede suspendida, tal como lo establece el Código Procesal.