McDonald's dejó de vender papas fritas en Venezuela

06 de enero de 2015

Las más de cien franquicias de McDonald's en aquel país se quedaron sin papas fritas y ahora sirven alternativas locales como yuca frita y arepas.

Las franquicias de McDonald's culpan de la situación a una disputa contractual con trabajadores de los muelles de la costa oeste por detener la exportación de papas congeladas al país.

"Es por la situación aquí, es una debacle total", dijo María Guerreiro, quien se marchó de un McDonald's de Caracas con su familia cuando se enteró que estaban sirviendo yuca frita en vez de papas. Su hija se negó a comer la yuca, dijo, y habían ido al lugar expresamente para que la niña de 2 años se comiera una Cajita Feliz.

McDonald's informó en un comunicado que está trabajando por solucionar la escasez. "Mientras tanto, seguimos ofreciendo a nuestros clientes la experiencia McDonald's con opciones 100% venezolanas", indicó la compañía.

John Toaspern, jefe de mercadotecnia de la Junta de la Papa de Estados Unidos, dijo que la importación de papas fritas congeladas desde Venezuela bajó vertiginosamente antes que la disputa laboral se hiciera sentir. Durante los primeros 10 meses del 2014, el país importó sólo 14% de las papas fritas que en el mismo período del año anterior, según datos federales compilados por la Junta.

La escasez de la mayoría de los productos en Venezuela se debe a los estrictos controles de cambio, que dificultan conseguir dólares subsidiados para las importaciones, a la vez que crea un vibrante mercado negro de dólares. Como resultado, Venezuela tiene la Cajita Feliz más cara del mundo (27 dólares al cambio oficial) o la más barata (90 centavos de dólar al cambio en el mercado negro).

En el McDonald's de Caracas, un hombre que tenía puesta una gorra de "empleado del mes" enfrentaba el lunes la avalancha de clientes, a quienes explicaba pacientemente que en vez de papas fritas se les ofrecía yuca frita, miniarepas o ensalada.

Los clientes probaban con recelo la descolorida yuca frita mientras recogían sus pedidos. Pero nadie eligió la ensalada.

Temas