Botón antipánico en el celular: ¿cuánto cuesta estar protegido en tiempo real?

Por: Mariana Leiva
09 de enero de 2015

El uso de botones antipánico en el celular está aumentando entre personas dispuestas a pagar para estar protegidas en cualquier momento, lugar y frente a cualquier emergencia, tanto en la vía pública como en sus domicilios. Ventajas, limitaciones y costos.

Una mujer está caminando hacia la parada del colectivo, que la llevará a su casa, cuando advierte que su ex pareja -que tiene una restricción de acercamiento en medio de una causa por violencia de género- le sigue los pasos.

Un anciano, que vive solo y tiene cierta dificultad para movilizarse, comienza a sentir de pronto dolor en el pecho y suda excesivamente.

Estos dos ejemplos son acaso los que mejores representan el uso de botones antipánico entregado de manera gratuita por distintos municipios desde 2013 a personas en situación de vulnerabilidad: víctimas de violencia de género, ancianos, escuelas y hospitales.

¿Pensaste alguna vez en instal...
Sin embargo, el uso de botones antipánico en el celular está aumentando entre personas que, a priori, no están consideradas en ninguno de esos grupos. Claro que, de manera particular, el servicio tiene un costo, que varía según la compañía contratada.

El gerente de marketing de la compañía de seguridad ADT, Javier Kahn, destacó en diálogo con minutouno.com que, con un botón antipánico en el celular, "el usuario puede estar protegido en todo momento, en cualquier lugar y ante distintos hechos puntuales, desde un robo hasta un problema de salud".

De acuerdo a datos difundidos por ADT, que comenzó a ofrecer el servicio hace menos de un año y ya cuenta con 5.000 clientes, el consumo de soluciones de seguridad a través de tecnologías móviles "se encuentra en constante crecimiento y se espera que continúe expandiéndose por todo el país".

Desde la compañía LoJack, comentaron a minutouno.com que "hoy los consumidores están buscando simplificar todo y los celulares son la herramienta que lidera la tendencia. La gente tiene la idea que todo se tiene que poder hacer desde el teléfono móvil".

¿Las limitaciones? La calidad de las comunicaciones móviles, de acuerdo al análisis del presidente de la compañía SaveMe, Max Saguier, que comercializa un llavero con botón antipánico y que, por tanto, el servicio de aplicaciones para celulares representa una competencia.

"Las aplicaciones móviles son una reacción lógica a una problemática instalada, pero no necesariamente una respuesta a la misma. Si bien encontramos gran variedad, el público en general no las considera como alternativa a los sistemas existentes. Las limitaciones en la red de telefonía celular (como la falta o mala calidad de la señal) y lo complejo de manipular el teléfono ante una emergencia, le quitan terreno a estos productos", consideró.

Mariano Bonaglia, director de esta empresa, sumó otro inconveniente: "los sistemas móviles o convencionales de botones antipánico no brindan un respuesta inmediata acorde a la problemática que se suscita. Por el contrario, trasladan el inconveniente a las fuerzas de seguridad (policía), quienes por cuestiones lógicas no arriban al lugar del hecho antes de haberse concretado el mismo".

¿Cómo se instala y usa un botón antipánico en el celular?

La persona descarga una aplicación a su celular, previo contratar el servicio con una empresa de seguridad, que le dará un código de registro.

El costo varía según la empresa pero, a modo de referencia, la descarga le cuesta 35 pesos a quien contrata el servicio y $20 más por cada instalación adicional para el grupo familiar. Pero, por ahora, se ofrece sólo a los clientes que ya cuentan con otro sistema integral de alarmas.

Para accionarlo ante una emergencia, el usuario debe mantener presionada durante cinco segundos la tecla de bloqueo del celular para enviar una alerta a la central de monitoreo comunicando de la emergencia.

En el caso de ADT, los clientes al momento de contratar el servicio consignan cinco domicilios preestablecidos (esto puede ser: la casa, el trabajo, el hogar de un familiar) y personas para contactar ante una emergencia.

Cuando la central de monitoreo recibe el alerta actúa de dos modos, según sea el caso: si la persona está en uno de esos domicilios la compañía asume que está en situación de riesgo (sufriendo un robo o una entradera, por ejemplo) y avisa a la policía.

Si la persona no está en ninguna de esos domicilios, responde como un servicio de asistencia: se llama a la persona y si no responde se avisa a los familiares o allegados registrados proporcionándole la ubicación desde donde se accionó el botón.

La compañía LoJack, por su parte, ya está probando una solución móvil que permitirá activar el aviso de alerta con solo agitar el Smartphone. "Pronto saldrá al mercado una herramienta que propone una forma mucho más dinámica y sutil de accionar ante situaciones de emergencia porque, en momentos de alto riesgo, no hay tiempo para nada", anticiparon desde la empresa.

También se ofrece una botonera (con controles remotos) que se instala en domicilios particulares, edificios o en pequeños comercios y que, en términos generales, atiende tres situaciones: emergencias médicas, robos e incendios. En este caso, el equipo cuesta cerca de 300 pesos (algunas compañías entregan en comodato, sin costo) y el abono mensual, unos 50 pesos.

En este caso, se instala un sistema de botones en el hogar para que la persona que necesita ayuda accione y reciba asistencia por parte de las compañías, tal es el servicio ofrecido por LoJack y ADT.

botonera y control remoto.jpg

Los llaveros con botones antipánicos. Estos dispositivos cuentan no sólo con el receptor para el funcionamiento del "botón de pánico" sino también tiene cámaras, micrófonos y parlantes. Con esto, la central recibe la información en tiempo real (imagen y sonido) y puede emitir una respuesta inmediata de audio, tal es el servicio que brinda SaveMe.

Temas