Buitres, enfurecidos con dos bancos interncionales por trato con la Argentina

25 de febrero de 2015

El fondo NML destacó este miércoles a través de un comunicado de prensa que "pese a los reiterados intentos de entablar negociaciones de buena fe", el gobierno argentino "parece decidido a permanecer en mora y en desacato" de una orden de la Corte federal de los Estados Unidos.

El comunicado del fondo, propiedad del magnate Paul Singer, pone especial énfasis en las supuestas negociaciones que estarían realizando dos bancos europeos con Economía, en el marco de una posible nueva emisión de deuda en dólares, que la cartera que conduce Axel Kicillof tendría en estudio.

"NML está consternado porque el JPMorgan y el Deutsche Bank están participando en los esquemas (de financiamiento) de un moroso internacional", un esquema que cree "es un intento de evadir la aplicación judicial de los derechos e los tenedores de bonos".

En el comunicado de prensa, se advierte sobre la nueva emisión de deuda en dólares a largo plazo bajo legislación argentina que planea el país, según anticipó el viceministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis, al diario Ámbito Financiero. Para NML, esta acción "violaría los derechos contractuales de NML bajo los bonos que posee".

"Estamos considerando cuidadosamente nuestras opciones, y no dudaremos en perseguir agresivamente las partes involucradas", se señala.

Esta nueva emisión que sacaría la Argentina se suma a la lanzada en diciembre, junto con la propuesta de cancelación anticipada de títulos que vencen este año.

Muchos analistas consideraron que la parte de la emisión de deuda de esa operación naufragó por el escaso interés de los inversores, aunque el Gobierno dijo que la oferta de cancelación anticipada fue exitosa porque muy pocos la habían tomado, indicando confianza en la capacidad de pago gubernamental.

"Nuestro equipo está examinando financiamiento de largo plazo en dólares bajo ley local", dijo el funcionario al matutino. "Argentina tiene que finalizar las grandes obras de infraestructura que le permitan superar los desafíos que plantea el período de crecimiento más grande que haya vivido nuestro país", agregó Álvarez Agis.

A principios de febrero, los fondos buitre ya habían enviado citaciones judiciales a los bancos internacionales JP Morgan y Deutsche Bank para que informen sobre una emisión de bonos Bonar 2024.

"En las citaciones piden al JP Morgan y al Deutsche Bank que brinden toda la información sobre la nueva emisión, incluyendo todos los documentos relacionados con la misma", dijo la fuente con acceso a NML. "Creen que el encargado de la nueva emisión por parte de JP Morgan es Robert D'Avola, pero ignoran quién es el encargado en el Deutsche Bank. Quieren saber también quién es", añadió.

La fuente dijo que los buitres quieren saber si la nueva emisión viola los fallos del Juez Griesa. "Todo depende de cómo sean emitidos los bonos. Argentina argumentará que se trata de bonos argentinos emitidos bajo jurisdicción argentina. Pero si ese es el caso, ¿por qué están utilizando al JP Morgan y al Deutsche Bank?

Es decir quieren saber si la emisión califica como endeudamiento externo en cuyo caso estaría violando los fallos", explicó la fuente.

En diciembre, Argentina colocó apenas 286 millones de dólares de un total de 3.000 millones ofertados en bonos en dólares con vencimiento 2024.

Argentina no emite deuda en los mercados internacionales desde su multimillonaria cesación de pagos del 2002, que derivó en una intensa batalla judicial con acreedores a los que denomina "fondos buitre", quienes demandaron al país por sus tenencias de títulos impagos.

Los fondos de cobertura obtuvieron una sentencia a su favor en una corte de Estados Unidos, donde el juez Thomas Griesa falló que Argentina debía pagarles 1.330 millones de dólares más intereses por sus tenencias de títulos en default.

Tras el fallo, Argentina cayó en una cesación de pagos selectiva al negarse a cumplir la sentencia y fue declarada en desacato.

Griesa también ordenó impedir que el país realice pagos a los acreedores que aceptaron las reestructuraciones del 2005 y 2010 de su deuda en default.

"Argentina va a seguir trabajando para que el sistema judicial de Estados Unidos revise una decisión irracional como la del juez Griesa", dijo Álvarez Agis a Ámbito. "Un país soberano no puede ser declarado en desacato", agregó el viceministro.

Alejandro Vanoli, presidente del Banco Central, apoyó el miércoles la iniciativa al destacar que Argentina enfrenta una "ventana de oportunidad importante" para la colocación de deuda debido a las mejoras en el contexto global.

La autoridad del Central hizo referencia a los indicios de la presidenta de la Reservas Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, de que no tiene apuro para elevar las tasas de interés.

"Me parece muy oportuno poder ver cuáles son las alternativas de financiamiento que hay para el Tesoro nacional", señaló Vanoli en una entrevista radial.

"Haya acuerdo o no haya acuerdo (con los holdouts), lo cierto es que Argentina tiene la posibilidad de financiarse, la Argentina tiene la posibilidad de manejar su posición externa, su posición fiscal con autonomía, con los recursos existentes y eventualmente con colocaciones locales", agregó Vanoli.

Temas