A Belgrano ya le habían querido robar los dientes

Por: Horacio Raúl Campos
02 de julio de 2007

No es la primera vez que alguien le roba algo a Manuel Belgrano. En las últimas horas se conoció que  hurtaron, pare ser que el sábado, el reloj del general que se exhibía en el Museo Histórico Nacional, en la Ciudad de Buenos Aires.

Belgrano, que en el Congreso de Tucumán de 1816 promovía la coronación de un rey inca como solución política y para estar en línea con las monarquías europeas, padeció otro ultraje, a principios del siglo XX.

En este caso no se trató de un objeto, como el caso del reloj. El hurto tuvo como protagonistas a importantes ministros del Poder Ejecutivo Nacional, a la sazón encabezado por Julio Argentino Roca.

En el hecho tuvieron participación los ministros del Interior, Joaquín Víctor González; y de Guerra, el general Pablo Ricchieri.

El dato está consignado en el libro Territorio Borges y otros ensayos breves (Buenos Aires, Editorial Atuel, 2000) del escritor y crítico argentino, Jorge B. Rivera.

Rivera trata en el capítulo final de esa obra los episodios de necrofilia y de violencia política registrados en la Argentina, que da cuenta la literatura desde la época de la colonia.

Rivera escribe allí: “La exhumación del cadáver de Belgrano, en el atrio del Convento de Santo Domingo dio lugar en 1902 a un episodio curioso: Joaquín V. González y el general Pablo Ricchieri habrían intentado apoderarse durante la ceremonia de algunos dientes de Belgrano”.

El escritor precisa en la página 157 de su ensayo que por ese motivo la revista Caras y Caretas del 13 de septiembre de 1902 publicó una caricatura en la que el espíritu de Belgrano increpa a sus depredadores: “¡Hasta los dientes me llevan! ¿No tendrán bastante con los propios para comer del presupuesto?”.