-

A un año del linchamiento en Rosario no hay ningún detenido

01 de abril de 2015

"Que nunca más vuelva a haber otro David Moreira en Argentina", dijo Lorena Torres mamá del joven de 18 años al que golpearon y mataron vecinos luego de haber cometido un robo.

A un año del linchamiento, la familia del joven de 18 años encabezó un acto frente a los tribunales provinciales. "David no era un perro. A un año de su muerte no fueron juzgados los culpables", reclamó Lorena Torres, su madre, a través de un video enviado desde Uruguay, donde se mudó la familia tras el linchamiento.

"Lo que más duele es que a un año del crimen se siga pensando que justicia por mano propia es legítima defensa; y esto no deja de ser un homicidio", señaló Anabel Moreira, tía de David.
Durante el acto, a través de un video enviado desde Montevideo, la madre de David reclamó justicia y que se encarcele a los responsables de su muerte. "David no era un perro; y a un año de su muerte no fueron juzgados los culpables", se quejó Lorena Torres.

La mujer y sus otros hijos se mudaron ante el dolor que les provocó el brutal homicidio. La protesta de la familia que no pudo asistir a Rosario se replicó en decenas de personas en un acto frente a Tribunales. "No fue una riña: David estaba en el piso, solo e indefenso", dijeron.

El abogado querellante, Norberto Olivares, habló de "retroceso" en la causa, pero aseguró que con las nuevas medidas ordenadas "todo es reversible". Los únicos dos acusados quedaron en libertad en febrero pasado.

Con una radio abierta en Balcarce al 1600, familiares, amigos y hasta docentes de David, junto a organizaciones sociales, reclamaron justicia por el atroz crimen del joven que murió tres días después de haber sido atacado a golpes y patadas, la tarde del 22 de marzo de 2014, en barrio Azcuénaga, tras un hecho de robo.

"Quiero que paguen y estamos acá para pedir justicia. Esperamos que no se cambie la carátula a homicidio en riña, porque sabemos que estaba indefenso. Eso es homicidio, no riña. A David lo atacaron y lo juzgaron en minutos. Dicen que robó una cartera, pero no tenía ni un arma encima. No puedo creerlo porque sé cómo era David", dijo su tía con la cara de su sobrino estampada de su remera.


Temas