Siete años de prisión al violador de una menor a la que le pusieron droga en una "jarra loca"

20 de mayo de 2015

El Tribunal Oral Criminal 24 condenó a Diego De Mattos por el delito de abuso sexual con acceso carnal y le prohibió tener contacto con la víctima, de 16 años. Irá a la cárcel cuando la sentencia quede firme.

La justicia condenó a un hombre a siete años de prisión por violar a una joven de 16 años que había perdido el conocimiento en una fiesta después de beber de una "jarra loca".
El Tribunal Oral Criminal 24 condenó a Diego De Mattos por el delito de abuso sexual con acceso carnal y le prohibió tener contacto con la víctima y su familia. Recién irá a la cárcel cuando la sentencia quede firme.
El hecho ocurrió el 16 de enero de 2011 en una casa del barrio de la ex villa 19 en Lugano, en una fiesta que organizó un amigo de la joven. En el lugar le ofrecieron tomar de una "jarra loca" a la que le habían puesto una sustancia para que pierda el conocimiento.
La jarra loca, una mezcla de bebidas, pastillas y hasta líquido de frenos que afecta el sistema nervioso central, es un trago que "se puso de moda" desde hace algunos años entre los adolescentes y que puede tener graves secuelas.
Según surge del expediente, la joven se sintió mal, fue al baño donde perdió el conocimiento y luego se despertó en una cama de la casa donde se hacía la fiesta, mientras De Mattos la estaba penetrando. La víctima no le contó a nadie lo que había ocurrido y su madre se enteró del hecho por casualidad.
Durante unas vacaciones, mientras la chica estaba en una colonia, le dieron una actividad en la que pidieron escribir un hecho en la vida que se quisiera olvidar. La chica contó la violación que sufrió.
La nota fue guardada por la joven en una enciclopedia que en una oportunidad su madre le prestó a una vecina. Y así se enteró del hecho que padeció su hija. La madre se presentó para hacer la denuncia el 6 de abril de ese año y la Justicia determinó como creíble el testimonio de la joven.
Se realizó una pericia ginecológica que comprobó la violación y que la joven era virgen, según ella misma lo declaró en el juicio, y un examen psiquiátrico que concluyó que el relato era veraz.
Los jueces Marcelo Alveró, Raúl Llanos y María Cecilia Maiza condenaron a De Mattos a siete años de prisión. Además, el acusado no puede salir del país sin permiso ni acercarse a la víctima y su familia. Además uno de los jóvenes que participó de la fiesta será investigado por falso testimonio porque durante el juicio mintió sobre la presencia de la víctima en el lugar.

Temas