Para la hija del dueño de La Nación, "Papel Prensa fue comprada en buena ley"

07 de junio de 2015

Así lo afirmó la actriz Esmeralda Mitre, pese a que esa operación está siendo investigada por la Justicia que fue presuntamente apropiada irregularmente durante la última dictadura militar.

En el marco de una entrevista Esmeralda Mitre fue consultada sobre su vida como la menor de una familia "de muy buena posición social y económica", a lo que respondió: "Saber que yo era la hija del dueño de La Nación lo supe desde muy chiquita. Mi papá era el presidente de Papel Prensa y de La Nación también. Bueno, acá decís Papel Prensa y parece como un drama, pero bueno...".

Luego, al hablar sobre los cuestionamientos que recibe su padre, agregó: "Yo me crié en Papel Prensa y no tengo ningún problema en decirlo. Papel Prensa fue comprado en buena ley, como se tenía que comprar. Costó carísimo, es mentira que fue barato, fue durísimo, se tuvieron que unir todos los diarios".

Y continúa: "Creo que Graiver tenía en ese momento un problema económico grave por el cual tenía que vender, pero nadie se aprovechó de él, mi padre es una persona muy bondadosa. Yo sé de lo que hablo, viví esto desde muy chica, para nada es que Papel Prensa estaba unido a los militares...perdón, ni La Nación ni Clarín estaban unidos a los militares".

La artista consideró que su padre "fue muy heroico", ya que aseguró que "peleó contra ellos (los militares) para que ellos no tuvieran la mayoría". "¿Qué pasaría si ellos hubieran tenido la mayoría de Papel Prensa? Nadie piensa en eso. Todo el mundo cree que sí, que eran socios, que eran unidos. No, para nada. Había que lidiar de alguna manera para que no tuvieran la mayoría. ¿Qué pasa si hoy el gobierno tiene la mayoría de Papel? No sé qué pasaría".

"Nada de lo que se dice de mi padre y de Héctor (Magnetto) es verdaderamente así. Tengo el coraje de decirlo porque lo sé. La gente podrá decir cualquier cosa de Héctor pero es una persona muy inteligente, muy bondadosa y es verdaderamente brillante. Si en algún momento apoyó al gobierno y en algún momento lo dejó de apoyar son cosas políticas que a la gente le pueden gustar o no. De ahí a injuriarlo o mentirle a la gente, que mi padre o Héctor 'esto o lo otro', que no lo quiero repetir, es maleducar en el sentido más profundo. Es mentir para tener más votos", remató.

Mitre dijo que habló con su padre sobre la cuestionada operación de Papel Prensa y afirmó que cree "mucho" en que "todo fue hecho en buena ley". "Fue una época muy oscura y triste de la historia de nuestro país. No lo digo por ser su hija, lo sé, tengo opinión propia y si tuviera que juzgarlo lo haría más allá de que sea mi padre. Me esmeré toda la vida por tener una línea de pensamiento propia, profunda y recta como la educación que recibí de ellos", agregó.

Luego, consultada nuevamente sobre su infancia, reveló una ingenua anécdota: "Yo creía que mi papá era Presidente de la Nación, del país. Me preguntaban '¿De qué trabaja tu papá?', 'Es el Presidente de la Nación'. Empecé a entender después que el diario La Nación se diferenciaba de la Nación, el país".

Además, la actriz consideró que el Gobierno se "adueñó" de los Derechos Humanos. "¿Por qué ellos se adueñan de algo con lo que todos estamos de acuerdo? Han hecho cosas buenas con los Derechos Humanos y eso sí es un punto que valoro, pero lo que no me gusta es que ellos son los buenos y todos los demás no queremos lo mismo. No, todos queremos lo mismo, yo no pienso diferente a ellos en eso. Lo que no me gusta es que se 'pancartee' demasiado las cosas. Me parece que el verdadero bien se hace más en silencio".

La causa por la presunta apropiación de Papel Prensa durante la última dictadura militar avanza lentamente en la Justicia. La Cámara Federal fijó fecha para el próximo 23 de junio para resolver sobre los pedidos de indagatoria de los directivos del Grupo Clarín Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble y del director de La Nación, Bartolomé Luis Mitre.

Luego de esa audiencia clave, los camaristas Jorge Ballestero, Eduardo Farah y Eduardo Freiler de la Sala I resolverán si se cita a los imputados en la causa, lo que fue rechazado hasta el momento por el juez Julián Ercolini, a pesar de los argumentados pedidos de la fiscalía a cargo de Leonel Barbella.

Por otro lado, el diario La Nación mantiene con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) una deuda de $ 280 millones una medida cautelar favorece a la Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires (AEDBA) que le permite al diario computar las contribuciones patronales como crédito fiscal para el IVA.

Temas