S.O.S...consejos de nanas para calmar los berrinches del nene

02 de agosto de 2007

La imagen se repite por generaciones: nenes saltando cual canguros sobre colchones deformados; infantes que no duermen por la noche y pequeñas taconeando los zapatos preferidos de las mamis por ahí. Frases como “Andá a bañarte”, "Comelo todo" o “Va a venir el hombre de la bolsa”, ya caducaron. Por eso, minutouno.com consultó a “Nanas de urgencias”, para que puedas controlar a tus adorables criaturas.



Stella Reid (más conocida como "Nanny Stella"), trabajó durante más 20 años cuidando nenes indomables y conoce a la perfección el arte de calmar los ánimos exaltados de los infantes. Hoy, es una de las estrellas del reality  “Niñera S.O.S” que se emite por Discovery Home and Health. Allí, esta institutriz británica, arremete en hogares con padres y niños al borde del colapso para poner orden y encarrilar la rebeldía reinante.



"Estoy muy a favor de los refuerzos positivos y de evitar los golpes en lo absoluto.  Me encantan los sistemas de premiación y enfatizar lo que nuestros hijos están haciendo bien en lugar de estar siempre encima de lo que hacen mal"


Nanny Stella 



De visita a nuestro país, esta Mary Poppins moderna dio una charla en el Paseo La Plaza donde aleccionó a grandes y chicos y no se privó de algunos reproches. “Los padres no son responsables pero sí culpables y se llegan a ciertos estadíos (de mal comportamiento de los nenes) por falta de experiencia".



Uno de las consignas de esta particular niñera es su rol de “Portadora de la verdad”, es dar un pronóstico de la situación familiar sin evitar crueldades. “Hay familias que no saben que están en problemas, mi verdad es dolorosa pero dada con cariño”, se justificó.

Un 911...de niñeras

Marisa Russomando, es psicóloga y especialista en embarazo, puerperio y crianza, y explicó a minutouno.com en que consiste el servicio express de Niñeras Expertas. “El objetivo es resolver las diferentes situaciones complejas de la crianza de los pequeños (rutinas de sueño, límites, caprichos), incluyéndose en la dinámica familiar, es decir, realizando visitas a domicilio de la familia que consulta, para de esta manera ("in situ") comprender las modalidades propias de ese grupo, con sus características, dinámica, tiempos, modalidades, costumbres y rutinas para desde allí y junto con los adultos que la componen encontrar soluciones.



"La presencia de los padres no se mide por horas cronológicas sino por una presencia efectiva: escuchar inquietudes de los pequeños, acompañarlos en tareas cotidianas de obligaciones y gustos, alentar a sus progresos"


Marisa Russomando    


Así Russomando, directora del Espacio La Cigüeña, ayuda a padres culposos a ejercer su autoridad y poner límtes. “Es un acto de amor, que conlleva a ir más allá de la comodidad, de la complicidad para educar a los niños, enseñándoles qué se puede y qué no se puede hacer”. Algo en lo que también coincidió la niñera inglesa, al advertir que “es fundamental que los padres no sean amigos de sus hijos” porque a un amigo no ponen límites, castiga o educan, y a un niños sí. 

 Ante las preguntas desesperadas de la audiencia, Nanny Stella brindó soluciones concretas para problemas puntuales:

• NENES DESORDENADOS: aún a los 3 años los chicos deben ayudar en las cosas de la casa, por lo menos ordenando los juguetes que saca para jugar. ¿Propina? Nada de eso, la nana fue clara: “No hay que darles nada a cambio”, ya que debe ser su deber.
• CASTIGO: Si es necesario hay que ponerlos en penitencia. Pero no conviene que sea siempre en el mismo lugar de las casa, para no “alienarlo”.
• CHICOS INSOMNES: Stella consideró que "hay que ser consistentes y entrenarles el sueño”. Así, en el caso de pequeños que lloran y despiertan a sus papás de madrugada, aconsejó un ejercicio de 3 días. Así, ante cada llanto esperar 5, 10, y 15 minutos, respectivamente, antes de acudir al llamado. Otra opción, para nenes mayorcitos que se aparecen y se meten en la cama de los padres por las noches, es premiarlos con un sticker o algo pequeño, por cada jornada nocturna de “buen comportamiento”.
• PEDIGÜEÑOS: para aplacar a los infantes que hacen berrinches o piden de más durante las visitas al supermercado, la nana sugirió que, de antemano, se le confeccione al pequeño su propia lista de compras. Es decir, asignarle una tarea dentro de la actividad para que se sienta útil con el rol.
• BOCA SUCIA: ante las malas palabras (que los niños suelen aprender de la televisión o el jardín, muchas veces difíciles de erradicar) es preferible reconvertirlas en términos chistosos.

En Vivo