"El penal más largo del mundo": un cuento de Soriano y los tiempos que maneja el Gobierno

13 de noviembre de 2018

El conductor de Recaculando, Julián Guarino, analizó por C5N la estrategia discursiva del oficilismo para distraer de temas fundamentales y especular con otros.

Julián Guarino eligió "El penal más largo del mundo", cuento del recordado Osvaldo Soriano, para criticar los manejos de los tiempos y las discusiones que hace el Gobierno, el días de Superclásico, campeonato de asado, bono de fin de año y las críticas oficialistas hacia Aerolíneas Argentinas.

El cuento pone el foco en Estrella polar, un club del sur cuyo equipo de fútbol tiene muy malos jugadores pero que tiene la posibilidad de consagrarse en el campeonato de la Patagonia si derrota en la final a Deportivo Belgrano. Lo cierto es que los protagonistas se imponen 2 a 1 hasta que el árbitro cobra un penal inventado a los 42 minutos del segundo tiempo.

La decisión genera una batalla campal y el árbitro suspende el partido hasta el domingo siguiente, en los que se jugarán los 20 segundos restantes y el penal definirá la suerte de Estrella polar así como la de su arquero, que está cerca del retiro.

Embed

En medio de una fuerte presión, uno de los habitantes del pueblo le dice al ignoto arquero que si ataja ese penal se consagra y él le responde: "Yo me voy a consagrar el día que la rubia Ferreyra me quiera".

La frase le sirve al conductor de Recalculando para preguntarse "si en el Gobierno no hay funcionarios, incluido el Presidente, que no se aferran a cuestiones inconducentes" cuando "la expectativa social es sumamente negativa".

"El Gobierno alimenta un discurso público que resulta incongruente, superficial, que abarca temas que son de la sensibilidad de los argentinos pero que todo está cruzado por especulación política", advirtió Guarino en su editorial para C5N.

"Si en el fútbol el tiempo juega su propio partido, en lo económico y social, el tiempo también es fundamental", advirtió el periodista y economista.

"Si el Gobierno se siente cómodo en cuestiones futboleras, tal vez tenga algo para aprender de Soriano que decía que no hay persona que tenga que pensar tanto y tan rápido como un jugador cuando tiene que encarar al arquero, levantar la cabeza y tratar de definir de la mejor manera posible", concluyó Guarino.

Temas