-

El pedido de un padre de la tripulación del ARA San Juan: "Que los dejen descansar en paz donde están"

17 de noviembre de 2018

Jorge Bergallo fue comandante del submarino donde aún hoy se encuentra su hijo Ignacio.

No hay entrenamiento posible para enfrentar la pérdida de un hijo en las circunstancias en las que Jorge Bergallo se empezó a despedir de Ignacio, capitán de corbeta y Segundo Comandante del submarino ARA San Juan, a partir del 15 de noviembre del año pasado, cuando se registró el último contacto del buque con la Base Naval de Mar del Plata.

"Me alegra que hayan encontrado el submarino pero es como volver a reactivar los sentimientos, las amarguras que comenzaron hace un año y dos días", expresó Bergallo a C5N.

Jorge-Ignacio-Bergallo.jpg

El marino retirado, otrora comandante del ARA San Juan y de la Fragata libertad, expresó su deseo de que se mantenga a los 44 del ARA San Juan en las aguas que los cobijan desde hace un año a 907 metros de profundidad.

"Tengo una lucha de sentimientos. La emoción me lleva a sostener lo que vengo opinando desde hace un año: que los dejen descansar en paz donde están. Es una opinión muy personal, como cuando un familiar ante el fallecimiento de un familiar (sic) decide si sepultarlo o cremarlo, yo preferiría que los dejen tranquilos", explicó Bergallo.

ARA San Juan- Habla Jorge Bergallo, familiar.mp4

"Desde el punto de vista racional es lógico que alguien decida recuperar el casco resistente para avanzar más la investigación", convino Bergallo, pero dudó del valor de la información técnica que podría obtenerse al reflotar la estructura. Lo que ser notaría en vez sería una imagen muy dura.

"Yo no quisiera ver a mi hijo después de estar un año bajo el agua", reconoció Bergallo

"Si se recuperara el casco o entrara una cámara que pudiera filmar en el interior del buque podríamos ver los cuerpo de nuestros familiares y yo no quisiera ver a mi hijo después de estar un año bajo el agua", señaló el hombre.

¿Creés que rescatarán el subma...

"Prefiero recordarlo como siempre, con una sonrisa, de uniforme de submarinista como cuando nos despedimos en Ushuaia y no verlo después de un año sumergido en el mar, agregó.

Temas