"Antígona: la 'tragedia' de gobernar sin ética"

22 de noviembre de 2018

El conductor de "Recalculando", programa de C5N, apeló a la reconocida tragedia de Sófocles para apuntar la existencia de principios que son más importantes que las leyes que dictar algunos gobiernos.

Julián Guarino tomó para su editorial en Recalculando a la tragedia de Antígona a modo de ejemplo de la ética por sobre las políticas de los indefensos. Así el economista y periodista toma al principio de la protagonista de la historia de Sófocles de “cuidar a aquel que no tiene voz”.

guarino.mp4

Uno de los hermanos de Antígona, Polinices, es desterrado, mientras que otro llamado Teocles se queda con el trono. El desplazado junta un ejército para vengarse en un ataque en el que mueren miles, incluyendo ellos dos.

Entonces asume el poder Creonte, que decreta un fastuoso funeral para Teocles pero también prohíbe llorar a Polinices por considerarlo un traidor a la patria al tiempo que ordena que lo dejen tirado en las afueras de la ciudad para que lo devoren las aves de carroña. El castigo a la desobediencia de la muerte.

Entonces la adolescente Antígona reniega de esa decisión al considerar que hay leyes que no están escritas que son más poderosas que la que sí lo están, como la de que se enterrar a los muertos. Así sale de noche para rescatar y es condenada.

Para el conductor de Recalculando, la decisión de Antígona marca sobre todo “el lime de la ética ante eso que es una ley escrita”. De este modo se preguntó en C5N “qué pasa cuando desde el poder político se saltea la ética al tomar una decisión” y “si el Gobierno no se ha manejado de las misma manera”.

Además se planteó “si esta falencia no se ha evidencia con el contexto de crisis porque no lo enuncia”. Acto seguido apuntó: “Usted nunca va a escuchar al Presidente decir: ‘yo creo en la educación pública, yo creo en una economía inclusiva’”.

“Qué pasa cuando ese sistema de valores no existe porque el Gobierno lo reemplaza por fórmulas dice no se puede, no hay alternativas”, agregó y recordó que es entonces cuando se apela al ajuste, el endeudamiento y a las reformas que reducen derechos.

“Pasa por alto que hay gente que es vulnerable, pasa por alto la ética”, agregó. Y cerró: “¿Sabe para qué sirve Antígona? Para devolvernos la ilusión, la ilusión de un ejercicio que es ni más ni menos que pensar la esperanza”.

Temas