Fue a una "fiesta cosmética" y terminó con el labio deforme

29 de noviembre de 2018

La joven no pensaba aplicarse inyecciones en la boca, pero la convencieron entre copas y el resultado fue desastroso.

Una británica redefinió el concepto de resaca esta semana al revelar su experiencia en una "fiesta cosmética", una reunión de amigas en la que las invitadas se someten a procedimientos estéticos no quirúrgicos. En su caso, el resultado fue un labio inflado de manera indescriptible.

Rachael Knappier, de 29 años, asistió a una "Botox party" en lo de una amiga y entre copas de Prosecco (espumante italiano) y porciones de torta decidió inyectarse el labio superior con toxina botulínica para corregir un diminuto "chichón" que le quedó de cuando se lastimó siendo adolescente.

antes botox 2.jpg

"Mi amiga estaba entusiasmada con una esteticista, con lo genial que era, y decidí probar", explicó la mujer, que vive en Leicestershire, Reino Unido. Pero terminó el día con unos labios de tamaño descomunal, informó el sitio The Sun.

La aplicación hecha en la cocina de la casa de su amiga le costó 220 libras a Knappier (U$S282) contra las 300 libras (U$S383) que le podría haber costado en el consultorio de un médico.

"La esteticista -quien yo pensé que era una enfermera- no me pidió que firmara ningún consentimiento así que me debería haber sonado una alarma de peligro. Pero al estar en una fiesta con amigas le quité seriedad al tema de inyectarme cosas en la cara", reconoció la mujer, que trabaja en un estudio de abogados.

antes botox.jpg

El resultado de su decisión temeraria fue evidente a las pocas horas, cuando el dolor en su labio superior dio paso a una inflamación digna de una caricatura. Knappier llamó a la esteticista, quien a su vez le dijo que tenía que tomar un antihistamínico e ir a la guardia cuando antes.

Obviamente, después del susto y de las 72 horas de tratamiento agresivo para desinflamar sus labios, la mujer aseguró que nunca más participará de una "fiesta cosmética".

Temas