-

Generan energía con carozos de durazno y ahorran hasta un 25% de gas

11 de diciembre de 2018

Desarrolladores del INTI intervinieron en el proyecto para producir una biomasa con el poder calórico necesario para hacer funcionar a una fábrica entera.

Una fábrica de conservas de Maipú, Mendoza, empezó a usar carozos de durazno y damasco para producir la energía que necesita para funcionar en invierno, cuando la tarifa del gas es más elevada en esa provincia.

La conservera Angiord ahorró un 25% de metros cúbicos de gas al añoal desarrollar junto a científicos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) un tipo de combustible con los carozos de las frutas que son enlatadas en esa planta durante el verano, informó el sitio Los Andes.

En el INTI determinaron que los carozos podían ser utilizados como biomasa con un poder calórico considerable ya que su combustión es casi perfecta, es decir que casi no produce humo, y lo que queda es apenas un 3% de cenizas que se sirve para neutralizar el agua residual de la planta.

La homogeneidad y la estabilidad de los carozos hacen de ellos una biomasa fácil de adaptar y adoptar. La fábrica produjo mermeladas y salsas durante el invierno sin abusar del suministro de gas, lo que mantuvo los costos controlados.

El proyecto no sólo resulta útil para la producción de energía sino también para la reducción de desechos industriales. Por un lado disminuye la emisión de dióxido de carbono y por el otro se transforma en insumo lo que antes era un material de descarte.

Algunos de los cambios que se introdujeron en la planta fueron máquinas trituradoras de cáscaras de nuez, que fueron adaptadas para los carozos en vez, y también se adaptó la caldera y se fabricó un quemador correspondiente.

Temas