-

-

-

Psicopatía, enojo y ofensa: el análisis psicológico del descargo de Juan Darthés

13 de diciembre de 2018

El actor fue denunciado por violación esta semana, pero el año pasado había sido acusado de acoso sexual. En ambos casos recurrió a las cámaras para instalar su versión y defender su accionar.

Juan Darthés hizo entrar a su casa a una cámara de televisión para contar su versión de lo ocurrido con Thelma Fardin, la actriz que lo denunció en la justicia de Nicaragua por violarla cuando tenía 16 años. La estrategia del actor fue apelar a su figura de padre de familia con una entrevista en la cocina de su hogar, pero sus palabras dejaron en evidencia ciertos comportamientos notables.

"Le molesta ser cuestionado", convino la consultora psicológica Analía Forti

Darthés, de 54 años, se mostró molesto con las intervenciones de su entrevistador en el programa "Más que noticias" y eso denota un rasgo de su personalidad, como cuando la actriz Calu Rivero lo acusó de acoso sexual durante el rodaje de "Dulce amor".

"A nivel auditivo se observa claramente el modo en que increpa (al entrevistador). Le molesta ser cuestionado. En cualquier intervención, cuando le preguntaban algo o comentaban 'qué raro', aparecían reacciones ofensivas", señaló la consultora psicológica Analía Forti al canal C5N.

"¿Cuál es el problema? ¿Al otro que está escuchando no hay algo que le pueda resultar raro?", convino Forti en referencia a puntos de la entrevista donde el actor espetó respuestas duras para explicar por qué la abogada Ana Rosenfeld había renunciado a su defensa.

"Esta actitud apareció en otras oportunidades. Son detalles, pinceladas, como cuando estuvo en el programa de Mirtha Legrand y se pasaron imágenes de 'Dulce amor'. Ahí él también tuvo una reacción muy ofensiva y se manifestó molesto", recordó Forti en referencia a la denuncia de Rivero, hecha en 2017.

"Tampoco se entiende por qué se habría molestado si no había nada en esas imágenes que pudiera cuestionarse", señaló la especialista.

"Me parece que cuando uno tiene un relato que tiene que reversionar, que dar vuelta, empiezan a aparecer inconsistencias, incogruencias. Para eso actúa la Justicia, para ver si se sostiene, para ver la verosimilitud. Contradicciones como éstas, si el relato no es cierto, van a aparecer constantemente", convino.

"De comprobarse estos hechos, hay algo que es sabido que responde a los siguiente: los agresores sexuales, en su mayoría, no todos, tienen un perfil de personalidad psicopática. ¿Se puede afirmar de este hombre? No. Esto surgirá de las pericias psicológicas si llega a juicio", resumió Forti acerca del proceso legal que arrancó en Nicaragua.

Temas