-

Investigan a un docente por tildar a la Educación Sexual Integral de "prostitución" y "pornografía"

13 de diciembre de 2018

Se trata de un sacerdote que dicta clases en el nivel superior en Santa Fe. Había sido denunciado por el sindicato docente Amsfé.

El sindicato docente Amsafé Rosario reclamó este jueves que separen de su cargo a un sacerdote y profesor del nivel superior por considerar que sus concepciones contravienen varias normas, mientras que el Ministerio de Educación provincial le abrió un sumario.

“Exigimos la separación del cargo del profesor Sergio Héctor Casas Silva, por misógino, discriminador y antidemocrático”, confirmó el secretario general de Amsafé seccional Rosario, Gustavo Teréz.

“Promovemos la libertad de cátedra, pero el límite es el fascismo, el autoritarismo, el no respeto a las instituciones”, indicó en conferencia de prensa pero advirtió: “No podemos permitir que exponga tan enfáticamente una apología de orientación dogmática y oscurantista, negando la Constitución Nacional”.

Además, de acuerdo con el documento que presentó el sindicato “sus afirmaciones homofóbicas y misóginas merecen un repudio inmediato, pues violan las leyes que se complementan con la de educación”.

Puntualmente, el pedido de apartamiento del docente está relacionado con una nota que el profesor envió a las autoridades del Instituto Superior 24 “Héroes de Malvinas” donde sostiene que “un padre jamás puede hacer de madre” porque “el temperamento heredado (…) la sensibilidad, la misericordia y la preocupación son propias de la mujer”.

Para el profesor cuestionado, la Educación Sexual Integral “resulta un contrasentido ya que el sexo es un dato biológico no debatible, basado inicialmente en la identidad otorgada por los cromosomas (XX o XY, no existiendo alternativa alguna a ello)”.

También que “está siendo este tipo de anti-educación, impartida en muchos tipos de establecimientos públicos de gestión estatal y de gestión privada de la Argentina, lo cual consiste ni más ni menos en corrupción de menores”.

Además considera a “los cuadernillos de educación sexual” como “pornografía” y afirma que son “distribuidos gubernalmente, así como la promoción de la prostitución (…) todos estos delitos resultan cometidos por quienes brindan educación sexual o ESI”.

Temas