Inglaterra: un beso mató a una beba y sus padres advierten sobre los peligros del herpes

16 de diciembre de 2018

Kiara falleció a los 14 días de vida a causa de un herpes, pero aún se desconoce de qué manera se lo contagió.

La felicidad que trajo la llegada de Kiara a la familia Cummins, a finales de julio pasado, se esfumó apenas unos días después, cuando el estado de salud de la pequeña se fue deteriorando hasta que murió.

beba.jpg

Kiara tenía solo diez días de nacida cuando Kelly y su prometido, Thomas Cummins, la llevaron de emergencia al hospital porque su peso había descendido de manera dramática. Fue el principio de la tragedia para esta familia británica, residente en Dewsbury.

Aùn desconocen cómo Kiara contrajo el herpes. Cuando fue internada, los médicos la indujeron al coma farmacológico y les avisaron a sus papás que, en caso de sobrevivir, probablemente tuviese daño cerebral. Unos días después, las máquinas que la mantenían con vida se apagaron, producto de que la infección se convirtió en una sepsis, es decir, una respuesta inflamatoria del organismo ante una infección grave.

Padres y beba

"Siempre fuimos muy cuidadosos y no dejamos acercarse a nadie que pareciera enfermo o que no se hubiese lavado las manos. Nos preguntamos si recordábamos a alguien que, con ampollas, la hubiese besado, pero no y nunca lo hubiésemos permitido", afirmó Kelly a Daily Mail.

La pequeña era la primera hija de la pareja, aunque era la cuarta de su mamá. "Toda la familia vino a despedirse y luego nos dejaron a nosotros hasta el final", recordó la mujer, que ahora, busca generar conciencia acerca de los peligros del herpes.

Padres y beba


"No hay información suficiente acerca de esta enfermedad, ni siquiera en los profesionales de la salud. Todo lo que quiero es que tanto padres como doctores se eduquen acerca del virus simple del herpes y lo devastador que puede ser", expresó.

El herpes es altamente contagioso y existen dos tipos: el tipo 1, que causa herpes labial, y el tipo 2, que generalmente provoca herpes genital y puede transmitirse a los recién nacidos durante el parto vaginal. En menor frecuencia, la transmisión puede producirse en la placenta o de un recién nacido a otro por el personal del hospital o la familia.

Temas