-

-

-

-

-

-

-

El ilusionismo de Cambiemos que choca con los datos de la realidad

Por: Fernando Alonso
19 de diciembre de 2018

“Hay indicios tempranos de que el programa de reforma económica rediseñado, incluido un nuevo marco de política monetaria, está dando resultados", dijo este miércoles el director adjunto del FMI, David Lipton, para festejar el desembolso de u$s7.600 millones correspondientes al programa Stand By reformado. Una visión muy contradictoria con la que expresó el martes el Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), cuando evaluó que "las políticas macroeconómicas prescritas en este programa no valen los riesgos y los costos humanos que introducen".

pobreza en la era macri

Como parte del programa que Lipton considera exitoso, el Banco Central dispuso este miércoles absorber con las Leliq $207.401 millones a una tasa promedio de 59,45%, con un dólar que en el mercado de cambios subió 15 centavos para cerrar en $39,33 por unidad. El Banco Central (BCRA) resolvió no dejar un peso en el mercado correspondiente al último vencimiento de Lebac, las letras que estallaron en abril pasado generando la depreciación del peso y una nueva espiral inflacionaria.

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

Con esta política monetaria, el aparente resultado de equilibrio que festejan en el Gobierno y el FMI se alcanza con una tasa en pesos de 60%, equivalente a 37 puntos más que la inflación esperada para los próximos doce meses. Difícil imaginar una salida cercana de la recesión con una tasa de interés de referencia de 60% anual. Con una complicación extra, la Reserva Federal dispuso una nueva suba de la tasa de interés de referencia que anticipa un nuevo ajuste sobre las economías emergentes, producto de la salida de capitales para aprovechar la seguridad y rendimiento de los bonos de Estados Unidos.

Según el Indec, la desocupación del tercer trimestre se elevó a 9%

Por eso no sorprendió el último informe de la Unión Industrial Argentina (UIA), que reveló una aceleración en la pérdida de empleo industrial: en el primer trimestre, la caída fue de -1,3%, en el segundo -1,7% y en el tercero, -2,8%. Según el Indec, la desocupación del tercer trimestre se elevó a 9% desde el 8,3% del mismo trimestre de 2017.

En el Palacio de Hacienda festejaron ese número como la señal de que las empresas están especulando con una recesión más corta. En la industria no se evaluó así. Durante septiembre (último dato disponible) se observó una contracción mensual de 0,63% (una pérdida de 7.269 puestos de trabajo), siendo el décimo mes consecutivo con tendencia negativa y la mayor baja relativa desde 2016, dice el informe del Centro de Estudios de la UIA. Respecto a septiembre 2017, hubo 40.045 asalariados menos, una baja de -3,37%, añadió.

En noviembre las exportaciones alcanzaron u$s5.344 millones y las importaciones u$s4.365 millones

La actividad industrial se retrajo en octubre 5,3%, principalmente consecuencia de la caída de dos dígitos en la cadena textil-indumentaria (-23%), minerales no metálicos (-14,1%) y automotriz (-11,8%). También hubo retracción en la industria metalmecánica (-9,1%), de edición e impresión (-8%) y de sustancias y productos químicos (-6,1%). Solo tres rubros de los analizados presentaros resultados interanuales positivos: papel y cartón, 2,5%; alimentos y bebidas, 0,5%, y metales básicos, 0,3%.

En el nivel acumulado a octubre, la actividad presentó un resultado negativo de 2%, con heterogeneidades al interior de la industria. El Centro de Estudios de la UIA destacó que, al primer semestre del año, la industria acumulaba un incremento de 0,5%, mientras que en los cuatro meses subsiguientes la caída fue del 5,4%

"La recuperación para 2019 se basa totalmente en las exportaciones netas, y existen numerosos riesgos a la baja para la economía global" (CEPR)

Lipton destacó que "la aprobación del Presupuesto para 2019 con un amplio apoyo político ayudó a consolidar la confianza en el plan de reforma económica y la continuidad de las políticas oficiales". Una visión optimista frente a la crítica generalizada y el reclamo común de la oposición para forzar un cambio de modelo socioeconómico.

De todas maneras, tanto optimismo no se condice con el nivel de riesgo país que el martes alcanzó el récord de 787 puntos y con aprobación del FMI mediante apenas recortó cinco puntos, a 782 puntos.

La tasa de riesgo país, más la suba de tasa de la FED de 25 puntos a un rango de entre 2,25% y 2,50%, confirman la inviabilidad del Programa de Participación Pública Privada con el que se esperaba reemplazar la obra pública en un año electoral. Ningún banco accede a desembolsar créditos para financiar a un país en zona de default con empresas perseguidas por la Justicia en una causa que se armó a partir de impresiones de fotos obtenidas de unos cuadernos que nadie vio.

Como resultado de la devaluación y recesión que sacude a la economía desde el segundo trimestre, en noviembre las exportaciones alcanzaron u$s5.344 millones y las importaciones u$s4.365 millones, dejando un saldo favorable de u$s979 millones. Otra vez el Gobierno festejó como un éxito alcanzar un superávit comercial (en el acumulado anual todavía está con un déficit de u$s5.195 millones) sin explicar que se logra por la caída de las inversiones que frenaron la compra de bienes de capital y de automóviles por el desplome en las ventas. En octubre, las cantidades importadas de bienes de capital cayeron 28,2%, y las de vehículos 46,9%.

El informe del CEPR destacaba que "el FMI ahora proyecta que la economía volverá a crecer en unos pocos meses, en el segundo trimestre del próximo año. Sin embargo, esto también parece demasiado optimista. La recuperación para 2019 se basa totalmente en las exportaciones netas, y existen numerosos riesgos a la baja para la economía global".

Lipton, entusiasmado con el resultado del plan que estabilizó el peso a una tasa de 60% y una recesión de 1,4% al tercer trimestre, insistió en la necesidad de avanzar con el ajuste fiscal, la reforma tributaria para bajar impuestos a las empresas, la reforma laboral para flexibilizar las contrataciones y despidos y la reforma previsional para bajar el costo de las jubilaciones.

"Las reformas estructurales ayudarían a impulsar la inversión y la productividad; aumentar la empleabilidad de las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de bajos ingresos; y brindar mayor apoyo a los pobres", continuó sin hacer mención a que todo eso se realizó en los '90 y terminó en una gran crisis social.

"Las políticas macroeconómicas prescritas en este programa (FMI) no valen los riesgos y costos humanos que introducen. Argentina estaría mejor si implementara políticas que no dependen de la recesión para resolver algunos de los desequilibrios actuales y empeorar otros", evaluó el CEPR.

La historia, por lo menos en Argentina, parece darles la razón.

Temas