-

-

La Iglesia pidió "no olvidarse de los pobres" y que "no haya abusos" de las fuerzas de seguridad

24 de diciembre de 2018

Los obispos advirtieron por la grave situación económica que atraviesa el país y remarcaron que "las fuerzas de seguridad son necesarias pero nunca el abuso de autoridad".

Los obispos llamaron este lunes a los argentinos a no perder la "esperanza" a pesar de las dificultades económicas y pidieron no olvidarse de los pobres, que son "los que más sufren".

En sus mensajes de Navidad, los prelados alentaron a recuperar el sentido profundo de las fiestas cristianas, animaron a "reconstruir los vínculos sociales rotos" y convocaron "a soñar otro destino para todos los argentinos".

En diálogo con Radio 10, Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires, pidió "buscar la posibilidad de generar fuentes genuinas de trabajo" y a la vez insistió en "cuidar el trabajo que hay".

"La mayoría de nuestro pueblo es trabajo y que quiere trabajar para llevar el pan a su mesa y eso yo lo veo en los barrios. Hay mucho deseo de trabajo, progresar y tener oportunidades", señaló.

En tanto, consultado por el nuevo protocolo de seguridad, el obispo fue contundente: "Los barrios necesitan una presencia inteligente del Estado. Las fuerzas de seguridad son necesarias pero nunca es necesario el abuso de la autoridad. La autoridad se gana por la cercanía y respeto a las personas".

Por su parte, a través de un comunicado, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) subrayó que "a 35 de la recuperación de las instituciones de la República, quisiéramos proponer una democracia que no olvide las auténticas raíces cristianas y culturales, y que cuide especialmente el trabajo y la educación".

Su presidente, el obispo de San Isidro Oscar Vicente Ojea, llamó a "reconstruir todos los vínculos sociales", especialmente en la Patria, que -advirtió- constituye "el desafío para poder transformar la realidad, con vocación de servicio".

También el cardenal de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, pidió en esta Navidad "no olvidarnos del pobre y el enfermo que tenemos cerca", ya que entonces "Dios entrará en tu casa y bendecirá tu mesa".

Temas