-

-

Encontraron muerto a un ex funcionario de Colombia que era testigo en el caso Odebrecht

27 de diciembre de 2018

Llevaba dos días sin contestar llamados. Fue secretario de Transparencia durante el gobierno de Juan Manuel Santos.

El ex secretario de Transparencia de Colombia Rafael Merchán fue hallado muerto en su departamento de Bogotá este jueves. Había sido convocado como testigo en el caso de los sobornos de Odebrecht en su país.

Todavía no están claras las circunstancias de la muerte de Merchán, de 43 años, pero sus allegados confirmaron que hacía dos días que no respondía llamados, informó el diario colombiano El Tiempo.

Como titular de la Secretaría de Transparencia durante el gobierno de Juan Manuel Santos, Merchán formó parte del Comité Antisoborno Trasnacional que depende de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Merchán había sido citado como testigo en el proceso penal contra Luis Fernando Andrade, ex presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), por el caso de corrupción que rodea a la empresa Odebrecht.

Andrade está acusado de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, en calidad de autor; ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios, como coautor, y falso testimonio.

Los hechos investigados corresponden a la elaboración del contrato de concesión Ruta del Sol II, cuyo socio mayoritario era la empresa brasileña Odebrecht, realizada cuando Andrade se desempeñaba como presidente de la ANI.

Merchán figuraba en la lista de testigos por causas conectadas con los sobornos de Odebretch junto con Jorge Enrique Pizano Callejas, quien murió de un infarto en noviembre de este año.

Pizano había sido auditor de la empresa Ruta del Sol II durante siete años y se dedicó arecopilar datos de la corrupción que vio.

Otro dato escabroso de la lista de testigos del caso Odebretch en Colombia es que el hijo de Pizano, Alejandro Pizano Ponce de León, murió tres días después que su padre tras haber ingerido cianuro que estaba disimulado en una botella de agua saborizada que estaba en el escritorio del ex auditor.