-

A un año de la muerte de la médica que cayó al vacío desde un parapente, denuncian que la causa "no avanza"

29 de diciembre de 2018

La tucumana Natalia Vargas se desprendió del arnés que la tenía amarrada al instructor y cayó al vacío. La encontraron a 200 metros del lugar de donde había despegado.

Pasó todo un año y aún no hay un veredicto en la causa por la muerte de Natalia Vargas, la médica que falleció tras caer al vacío desde un parapente en la localidad de San Javier, Tucumán. Su padre denunció que la causa está "paralizada" por lo que la familia sigue "esperando respuestas".

"Se cumple hoy un año de la muerte de mi hija y seguimos esperando respuestas pero la causa no avanza en la Justicia", relató Juan José Vargas, padre de la joven médica, en declaraciones a los medios locales.

"Nos mintieron continuamente", disparó el padre de la médica sobre las versiones presentadas por la empresa contratada por su hija. "Nunca apareció la cámara que graba el vuelo de cada pasajero, un elemento clave para la investigación", agregó acerca de las flaquezas de la investigación.

La médica de 28 años vivía en Alemania, donde hacía su residencia, pero había viajado a Tucumán para pasar las fiestas con su familia. El 29 de diciembre de 2017 decidió ir a Loma Bola, en San Javier, para tirarse en parapente, una actividad muy popular en la zona pero que casi no estaba regulada hasta ese momento.

juan josé vargas.JPG
Juan José Vargas, padre de Natalia
Juan José Vargas, padre de Natalia

Vargas se lanzó en el parapente con un piloto que conducía el dispositivo, pero cayó al vacío a los pocos minutos de comenzado el vuelo. Su cuerpo fue hallado a 200 metros del lugar de despegue.

El piloto que acompañaba a Vargas, identificado como Ariel Salazar Cardona, afirmó que la muerte de la mujer fue un accidente porque se desprendió el sistema de seguridad al sufrir la joven un ataque de pánico.

Pero el padre de Vargas no aceptó la versión del piloto. "A pesar de que tenían todo el apoyo oficial de la provincia y de Turismo, la empresa de vuelos no respetaba las normas de seguridad mínimas y eso provocó su muerte", objetó.

Tras la muerte de Vargas se suspendieron todos los vuelos turísticos hasta octubre de este año, cuando el Gobierno tucumano reguló la actividad con el nombre de "Turismo aventura".

Mientras tanto, el juez de la causa procesó a Salazar Cardona, a Eduardo Deheza, quien había sido contratado por Vargas, y a Sergio Bujazha, titular de una empresa que se dedicaba a hacer vuelos biplaza de parapente en Loma Bola, y cuya acusación fue declarada nula.