-

-

El ataque al turista sueco divide al macrismo

04 de enero de 2019

Christoffer Persson evoluciona favorablemente. Lo visitó la mujer que le salvó la vida con un torniquete. Interna en el PRO por el tratamiento del hecho de inseguridad.

El turista sueco al que tuvieron que amputarle una pierna tras ser baleado en un intento de robo en el barrio porteño de Monserrat, experimentó una mejoría y dejó la terapia intensiva, aunque continúa internado en el Hospital Argerich.

Así lo aseguró este viernes, Néstor Hernández, director del Hospital Argerich, al brindar el parte médico de Christoffer Persson, quien fue intervenido tres veces en las últimas horas.

"El paciente evoluciona favorablemente, sin fiebre, pasó de terapia intensiva a intermedia, pero deberá continuar internado", afirmó Hernández en una breve conferencia de prensa realizada desde la puerta del hospital.

Diego Santilli
Diego Santilli en el Argerich interiorizándose sobre la salud del turista sueco<br>
Diego Santilli en el Argerich interiorizándose sobre la salud del turista sueco

Esta tarde, recibió la visita del vicejefe de Gobierno Diego Santilli. El funcionario, a cargo de hecho de la Seguridad de la Ciudad, fue la única autoridad que visitó al turista herido. La imagen, a la que tuvo acceso minutouno.com, es extraoficial ya que la difusión, o no, del hecho de inseguridad generó divisiones en el macrismo en pleno año electoral.

Los médicos que operaron a Persson acordaron con la familia amputarle la pierna derecha para "salvarle la vida", contó el director de la institución médica, porque la víctima estuvo sedada durante la intervención quirúrgica.

En tanto, la vecina que ayudó a la pareja tras el violento hecho contó que se reencontró con el turista baleado y que le dijo que como es ingeniero, se puede dedicar ahora a hacer prótesis.

disparo a turista sueco.mp4

"Es un tipo fenomenal, una excelente persona. Me contó que le duele un poquito. Le pedí disculpas, pero él me dijo que esto le podría haber sucedido acá o en otro lado", comentó la vecina que con un toallón le hizo un torniquete en la pierna a la víctima para que dejara de sangrar.

La vecina dijo además que ella nunca hizo un curso de nada, sino que lo que hizo "fue intuitivo": "hice lo que corresponde hacer", concluyó.

Temas