"La autopista del sur", cuando el rumbo económico se pierde

10 de enero de 2019

Durante su habitual editorial para "Recalculando", programa que se emite en C5N, Julián Guarino trazó un paralelo entre el cuento de Cortázar y las redes de contención social en el país.

Julián Guarino eligió para su editorial en "Recalculando", programa de C5N, el cuento de Julio Cortázar “La autopista del sur” para graficar la situación en la que se encuentra la sociedad ante el desamparo por la falta de políticas sociales. El mismo día de la primera marcha de las antorchas contra los tarifazos reclamó: “Es momento para que todos los argentinos tomemos cartas en el asunto y hagamos algo como sociedad”.

guarino recalculando 10-01-19.mp4

El cuento narra el devenir de un grupo de gente que se encuentra yendo hacia París cuando un embotellamiento –cuyas causas nunca se revelan pero sobre el que hay muchas hipótesis- los deja varados en el medio de la autopista durante meses. El tiempo pasa y ellos se dan cuenta que deberán arreglarse entre ellos porque el Estado se encuentra ausente.

“El protagonista de la historia es el tiempo, es el tiempo de la urgencia”, explicó el conductor. Entonces eligió dos elementos de la historia para trazar un paralelo con la actualidad.

“Nadie sabe lo que pasa, la incertidumbre”, indicó por un lado y se preguntó si “acaso Cortázar no describe en esta ‘Autopista del Sur’ una versión a escala de la sociedad argentina”.

En ese sentido, el periodista y economista enumeró que “acaso el relato no está atravesado por las noticias falsas, por quien es solidario y por quien es miserable, están los chicos y los ancianos”, también agregó a “aquellos que se quedan afuera del sistema, aquellos que están desempleados y no pueden volver a integrarse”.

“Durante meses no hay un gobierno y todo depende de quienes están allí y se dan cuenta que la situación no va a arreglarse por sí sola y me pregunto si en la sociedad argentina no hay un ostensible repliegue del Estado en lo que hace a políticas públicas”, expresó.

“Los paradigmas individuales difícilmente pueden contra una catástrofe social, lo que hace falta es un proyecto común, que regenere los entramados de las redes de contención social”, agregó y aportó: “Es a partir de la angustia que uno se pregunta qué es lo que nos pasa y qué es lo que les pasa a los que están alrededor nuestro”.

Temas