El Gobierno le quitó a Intercargo el monopolio de las rampas en los aeropuertos

15 de enero de 2019

La empresa estatal es hoy la única que presta ese servicio a las aerolíneas extranjeras. Llamarán a licitación.

El Gobierno quitará a la empresa estatal Intercargo la exclusividad del servicio de rampas en los aeropuertos. La medida se dispuso a través de un decreto que desregula la actividad de esta compañía, que tiene alrededor de 1.700 empleados.

A partir de esta medida toda empresa que cumpla con los requisitos establecidos en el texto oficial podrá pugnar por adjudicarse la prestación del servicio.

El Decreto 49/2019, firmado por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Transporte Guillermo Dietrich, deja sin efecto la normativa que desde hace más de un cuarto de siglo le asegura a Intercargo la exclusividad de ese servicio para todas las aerolíneas que operan en la Argentina, con excepción de Aerolíneas/Austral, cubierto por Aerohandling, empresa perteneciente al Grupo Aerolíneas y la estadounidense American Airlines, que tiene su propio servicio.

Además se determinó la creación de una comisión asesora integrada por las autoridades del Ministerio de Transporte, de Trabajo, ORSNA y ANAC, Aeropuertos Argentina 2000, Intercargo y Aerohandling. También serán convocados los gremios aeronáuticos, que están enfrentados con el Gobierno. La resolución establece que la fiscalización del servicio estará a cargo de la ANAC, que además aprobará las tarifas del servicio.

Esta comisión según el Gobierno, tendrá la función de "crear un ámbito para dialogar y coordinar, y hacer recomendaciones técnicas".

La disposición argumenta que la medida "se inscribe en el marco del plan estratégico denominado la 'Revolución de los Aviones' que procura una mejora en la calidad de los servicios con mayores inversiones y nuevas ofertas".

Los servicios que reciben los aviones en tierra incluyen el ascenso y descenso de pasajeros, carga y descarga de equipaje, el acarreo con tractores, la tarea de los señaleros y la limpieza externa e interna de las aeronaves, entre otros.

La condición obligatoria que debe cumplir el Gobierno es garantizar el servicio. Para ello, uno de los puntos claves sería saber qué hacer con los aeropuertos donde las empresas no tengan interés en operar.

Temas