Cavan un túnel lateral para liberar a Julen, el nene de 2 años que cayó a un pozo en Málaga

15 de enero de 2019

El pequeño se precipitó el domingo por una abertura de 100 metros de profundidad y apenas 25 centímetros de ancho. Encontraron sus golosinas, pero hay un "tapón" de tierra que lo tiene aislado.

Los equipos de rescate de Málaga, en España, trabajan a contrarreloj para liberar a Julen, el nene de dos años que cayó en un pozo de 100 metros el domingo pasado. Este martes comenzaron a cavar un túnel lateral para poder llegar a él.

El túnel, que tendrá 80 metros de profundidad, es la alternativa más "viable, rápida y segura" de llegar al pequeño, explicó la subdelegada del gobierno español en Málaga, María Gámez.

Julen cayó por una abertura de apenas 25 centímetros de diámetro cuando jugaba con un primo en un monte de Totalán, Málaga. Los rescatistas encontraron su bolsa con golosinas a unos 73 metros tras extraer tierra durante toda la noche del lunes.

El niño estaría atrapado debajo de un "tapón" de tierra.

Pozo España.jpg
El agujero por el que cayó el pequeño Julen
El agujero por el que cayó el pequeño Julen

Hace 40 horas que los rescatistas intentan liberar a Julen, por lo que desde este martes a la mañana se empezó el túnel para "acceder desde otro orificio lateral y horizontal" de unos 50 a 80 metros de distancia, informó Gámez.

El túnel lateral "aprovecha la pendiente de la montaña para intentar llegar a la zona donde se supone que se encuentra el pequeño", agregó la funcionaria.

"Hay tres factores condicionantes en el operativo: la seguridad del niño, emplear el menor tiempo posible y la orografía del terreno, que dificulta los trabajos", subrayó Gámez desde el monte en Totalán.

Embed

El problema principal en esta etapa es que se trabaja en un espacio estrecho sin información precisa de dónde se encuentra Julen, ni del espesor del "tapón" de tierra con el que se encontraron cuando introdujeron una cámara térmica en el pozo.

Desde la Guardia Civil de Málaga informaron que la única hipótesis con la que se trabaja es "la búsqueda, localización y rescate del niño", según el vocero Bernardo Moltó.

Los padres de Julen, José y Victoria, contaron que su hijo estaba jugando con un primo de edad similar en la finca de su tío cuando cayó al pozo sin que nadie pudiera evitarlo.

El pozo, que no estaba delimitado ni tenía protección, había sido abierto por una empresa que buscaba agua en el terreno, pero fue abandonado tras descartar la posibilidad de encontrar líquido tras llegar a una profundidad de 103 metros.

Temas