-

-

"Julen está en manos de Dios, como Vanesa": así sacaron de un pozo a una nena argentina en 2010

16 de enero de 2019

Fue uno de los bomberos que rescató a la nena de 3 años que en 2010 cayó en un pozo en Florencio Varela. Cómo se vive un salvataje así.

Este martes, Daniel Scioli, ofreció su experiencia para rescatar a Julen, el nene que se cayó a un pozo en la localidad malagueña de Totalán. El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires recordó el caso de Vanesa Mamani, una pequeña de 3 años que quedó atrapada en la misma situación en Florencio Varela hace ocho años. Para conocer más a fondo aquella vivencia, minutouno.com habló con Joel Cáceres, uno de los bomberos que participó del salvataje.

Daniel Scioli - rescate de Vanesa
Daniel Scioli durante el rescate de Vanesa<br>
Daniel Scioli durante el rescate de Vanesa

Joel estuvo en la primera unidad y no forma más parte del cuerpo activo, pero cuando vio la noticia de Julen le vino a la memoria lo que definió en las redes como “horas de trabajo, nerviosismo y oraciones”.

Rescate de Vanesa

“Era un pozo muy chico”, rememora y compara: “Creo que tenía el diámetro de un tacho de pintura de 20 litros”. Él se ofreció a bajar, pero le midieron la espalda y no entraba. “Los vecinos nos traían a los hijos para decirnos: ‘entra’. ¿Y si se quedaban adentro con Vanesa, qué hacíamos?”, cuenta aún con cierta angustia por el recuerdo.

Daniel Scioli - Vanesa Mamani
Daniel Scioli en el rescate de Vanesa<br>
Daniel Scioli en el rescate de Vanesa

“Julen está en manos de Dios, como lo estuvo Vanesa”, explica. “La clave es conocer a tu compañero y saber con quién vas”, confiesa.

“El rescate fue con un sistema de caños de pvc y los acoples de caño. En su interior quedaba la cuerda”, agrega sobre la soga de la que se agarró la nena de 3 años. También recuerda como fundamental que la niña les respondía a los padres. Luego llegó el momento de la extracción.

Daniel Scioli durante el rescate de Vanesa

Desde el círculo formado por la estructura tubular, “Vanesa metió sus bracitos y los caños ejercían presión para que no se escape” a través del pozo de 23 metros. En medio de las indicaciones, aquel 17 de noviembre de 2015, la nena vio de nuevo la superficie y todo un país respiró aliviado. Que se repita la escena con Julen en Totalán.

Temas