-

-

-

Ola de calor: ¿qué es la sensación térmica y cómo se calcula?

Por: Antonia Cossio
29 de enero de 2019

La ciudad de Buenos Aires está en alerta naranja por una sensación térmica que superó los 40 grados los últimos días. ¿Qué significa esa cifra para las personas?

Hace cuatro días que la temperatura mínima no baja de los 28 grados y la máxima llegó a tocar los 36 grados este martes. Pero lo más notable en cualquier aplicación de celular o pantalla de televisión fue la sensación térmica (ST), que rondó los 45 grados, cortesía de la humedad en el ambiente.

Como su nombre lo indica, la ST es algo subjetivo pero no por eso incalculable. Desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) lo anuncian junto con la temperatura, y de hecho el modo más rápido de conocerla es mirando la tabla de temperaturas y humedad relativa del ambiente.

"Son cálculos que se hacen para determinar el grado de confort del cuerpo humano", explicó Cindy Ferández, meteoróloga del SMN, a minutouno.com. Se trata de una fórmula larga, llena de términos, que está construida de constantes. "Es una parametrización", agregó la técnica.

tabla ST - SMN.jpg

Aunque se necesitaría una fórmula individual para calcular la ST de cada persona, las variables son casi siempre las mismas: la humedad relativa, la temperatura y, en determinadas circunstancias, el viento.

"La ST en verano se calcula cuando temperatura y humedad tienen ciertas características: a más de 26° grados y con una humedad relativa de más del 40%", explicó Fernández. También existe una fórmula específica para el invierno.

"Un estudio demostró que cuando la temperatura supera los 32° y hay viento, el cuerpo siente menos sensación térmica", convino la meteoróloga.

Aunque el clima se modificó mucho en los últimos años por el calentamiento global, entre otros fenómenos, hay registros que datan "de la década del 40 o del 50", como apuntó Fernández, lo que permite calcular la sensación térmica en retroactivo.

"Esos datos se midieron siempre en todas las estaciones meteorológicas que hay. En la Ciudad de Buenos Aires se puede calcular con datos de 1900", subrayó Fernández.

Hasta el día de hoy, la única fórmula para pasar estos días abrasadores de verano es tomar mucha agua, comer ligero y fresco (frutas y verduras son ideales), vestirse con colores claros, usar anteojos de sol y sombrero, y mantenerse el mayor tiempo posible a la sombra.

calor

En definitiva, el dicho popular que hace referencia a la fatalidad de la humedad no estaba del todo equivocado.

Nuestro cuerpo es una máquina de generar calor, y el mejor modo de expulsarlo es a través de la piel en forma de transpiración, lo que se complica cuando la humedad del ambiente es elevada.

"Cuando el aire contiene mucha humedad no le permite al cuerpo evaporar la transpiración", señaló la meteoróloga.

Por eso en los días de calor seco la transpiración se evapora y el cuerpo se refresca naturalmente, pero cuando hay mucha humedad en el ambiente ese sudor no se puede evaporar. "Por eso en el primero no estás todo pegoteado, y en el segundo sí", apuntó la técnica.

calor soleado verano

El cuerpo transpira igual porque quiere usar su mecanismo de refrigeración natural, pero no puede completar el proceso. De acuerdo a Fernández, "vos sentís más calor que lo que realmente hace porque tu cuerpo está acumulando calor y además terminás todo pegoteado".

Desde el sábado pasado se registraron elevados niveles de humedad producto de un sistema de altas presiones que se presenta en Brasil, lo que repercute en nuestro país, incluso en el norte de la Patagonia. Esas altas presiones generan marcas extremas de calor combinado con humedad y vientos norte, típico de los climas tropicales de donde son originarias.

Temas