-

Un mes de toma y reconversión: los trabajadores de Sport Tech toman las riendas con una cooperativa

06 de febrero de 2019

Agrupa a los empleados que resistieron el intento de vaciamiento por parte de la patronal en una lucha que ya les dio algunos frutos.

Fernando Castillo se entusiasma cuando habla de la Cooperativa 8 de enero, con la que remontarán la crisis de la fábrica de indumentaria Sport Tech en la que trabajaban. El mes de toma pacífica –que continúa- dio sus frutos y, aunque se enoja contra el viejo sindicato que los representaba por dejarlos solos, destaca: “Lo principal que se dio fue la asamblea, porque hubo que hacer un quiebre en la cabeza del compañero, ahora somos los que vamos a dirigir la empresa”.

trabajadores sport tech
Trabajadores de Sport Tech - Crédito: ctanacional.org
Trabajadores de Sport Tech - Crédito: ctanacional.org

El nombre de la cooperativa viene del día del estallido de la empresa, cuando comenzó la toma, y el proyecto suma trabajadores: “Ahora somos 70, pero hay compañeros que fueron echados, alrededor de 40, y los queremos sumar; ellos están dispuestos”.

“Como hubo un quiebra fraudulenta, que era un vaciamiento encubierto, solo se llevaron un tercio de las materias primas, algunas rollos de telas, tenemos lo último en tecnología”, le cuenta a minutouno.com sobre las máquinas que quedaron bajo su cuidado.

Para poder quedarse con la planta y el equipo, deben cumplir con una serie de requisitos que incluye presentar cartas comerciales ante el juez, donde consten los clientes con los que van a trabajar. Castillo cuenta que ya cuentan con el municipio de San Martín y que están en diálogo con Nike y Adidas.

“Si nos dan el ok, tenemos el dominio de la planta y las maquinas”, explica y aclara que hasta que eso se concrete siguen con la llave de la fábrica y con el acampe en la puerta. Mientras tanto, tienen una buena noticia tras la deuda de dos meses de sueldo, el bono de fin de año y el aguinaldo.

Este jueves llegarán al juzgado 2.600.000 pesos en pagos que debían las empresas y que serán destinados para los trabajadores. “Eso se consiguió con la lucha”, destaca pero lamenta: “Lo que nos da vergüenza ajena es que de esto y de las cuentas de la patronal, que quedan dentro de la quiebra, la Foniva se lleva 3 millones”.

Castillo se refiere a la Federación Obrera Nacional de la Industria del Vestido y Afines que, cuenta, se lleva el dinero en concepto de aportes sindicales y obra social sobre un total de poco más de 11 millones de distintas cuentas. Entre indignado y mordaz, el secretario general del Sindicato Unido de Costureros y Empleados del Vestido (SUCEV- de la CTA Autónoma) cuanta: “Una vez vinieron y trajeron dos pollos, un paquete de pan rallado y una docena de huevos; éramos 60 personas, me hizo acordar a Esperando la carroza con lo de ‘3 empanadas’”.

En lo inmediato, los trabajadores de Sport Tech harán un festival este viernes desde las 18 en la puerta de la planta, Iturraspe 920, Villa Lynch. La idea es generar camaradería y discutir una posible flexibilización laboral con otros compañeros de otras fábricas.

Temas