-

El Gobierno anunció baja impuestos que beneficia apenas al 3% de las pymes de las economías regionales

14 de febrero de 2019

Junto al ministro de Producción Dante Sica, el presidente Mauricio Macri cambió un beneficio por otro que se eliminó a comienzos de año, el decreto 814 de 2001, con nulo impacto positivo para las PyMEs. Apenas logró mantener la situación tal como estaba el año pasado pero lo presentó como un gran avance

El Gobierno anunció este jueves una serie de beneficios fiscales para pequeñas y medianas empresas radicadas en las provincias que hayan respetado el Pacto Fiscal, que imponía la obligación de aminorar la presión tributaria mediante la reducción del Impuesto a los Ingresos Públicos a no más de 3%. Sin embargo el impacto de las medidas anunciadas es más que acotado: apenas el 3% de las PyMes del interior se verán beneficiadas.

Tal como adelantó el periodista Carlos Lamiral en Ámbito Financiero, el principal beneficio al que podrán acceder esas empresas es la aceleración del programa de aplicación del mínimo no imponible para los aportes y contribuciones de la seguridad social.

La reforma tributaria de fines de 2017 eliminaba desde este año el decreto 814 que permitía a las empresas en el interior contabilizar parte de los aportes patronales a cuenta del IVA.

Sin embargo este beneficio es apenas una concesión para mitigar el impacto de la eliminación desde este año de los beneficios previstos en el decreto 814 de 2001. El decreto 814 permitía a las empresas radicadas en el interior del país que se tomara parte de las contribuciones patronales que tributaban a cuenta del Impuesto al valor Agregado (IVA).

La reforma tributaria aprobada a fines de 2017 selló el fin, a partir de 2019, de este beneficio. Por eso Macri anunció este jueves con bombos y platillos el aumento del Mínimo No Imponible para las contribuciones patronales.

En definitiva cambió un beneficio por otro con nulo impacto, apenas 3% de las PyMEs se verán beneficiadas.

Ahora Macri elevó el Mínimo no Imponible para los aportes patronales de modo de neutralizar el efecto de la eliminación del decreto 814, pero el efecto final es de suma cero.

Otro beneficio es la suspensión del incremento de los intereses resarcitorios y punitorios por retrasos en el pago de los impuestos del 3% y el 4% al 4% y 5,6%, respectivamente.

De acuerdo con un reciente informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), el pacto de los gobernadores con Macri en 2017 establecía que en 2018 debería haber caído la presión tributaria de las provincias, pero en realidad ocurrió lo contrario y subió 0,4% del PBI.

El acuerdo establece una rebaja gradual de Ingresos Brutos, que es el impuesto más distorsivo de la cadena de valor desde un nivel consolidado del 5%, de modo que algunas provincias llevaron el tributo hasta ese nivel y desde allí empezaron a bajarlo.

Según IARAF, las provincias que redujeron la presión de acuerdo a su recaudación fueron Jujuy (0,2%), Córdoba (0,8%), Chubut (2,3%), Formosa (2,3%). San Luis (2,4%), Mendoza (2,7%), Corrientes (2,7%), Chaco (3,9%), Santiago del Estero (4,9%) y Buenos Aires (5,6%).

El resto la subió, con un pico de Neuquén del 32,7% que se relaciona con las inversiones de Vaca Muerta, y en el segundo caso es Salta, con el 28,9%, Río Negro la subió 10,8% y Catamarca 6,7%.

Temas