"No hagan nada", tendría que haber pedido

26 de febrero de 2019

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

"Hagan algo"; "no me importa el Gobierno pasado, ahora es el problema". El trabajador de la construcción interpeló al presidente Mauricio Macri y quedó registrado en la cámara de un celular pese al desesperado intento de sus asesores, quienes mandaron a una mujer primero y un hombre después a pararse delante de la cámara para impedir tardíamente que terminen viralizándose las imágenes. El "hagan algo" probablemente sintentice el sentir de buena parte de la clase media que ve perder capacidad adquisitiva o directamente el empleo hasta caer en el borde de la pobreza.

El problema es que el Gobierno hace algo, pero en el camino inverso al reclamo de la sociedad. Con el paraguas del discurso que habla de crear bases sólidas para en algún momento iniciar una etapa de recuperación y luego de crecimiento, las medidas tomadas por al gestión de Macri implicaron una fenomenal concentración de la riqueza en los sectores más privilegiados y un endeudamiento crónico para el país que costará generaciones revertirlo.

macri obrero.mp4

El Banco Central, por ejemplo, volvió a "hacer algo"; subió nuevamente la tasa de interés que paga por las Leliq, un título de deuda que beneficia a los bancos y a los grandes fondos de inversión con rentabilidad que vuelve a superar el 50% anual. Ningún proyecto productivo en Argentina o el mundo tiene un rendimiento equiparable, lo que hace imposible producir en el país. La inflación está proyectada por arriba de 30% para este año, lo que provocará una nueva pérdida de poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones.

El Ministerio de Economía, por ejemplo, volvió a "hacer algo" este martes: concretó la audiencia pública que habilita el incremento en la tarifa de los servicios públicos, en este caso del gas. Todavía no está el número fino, pero será entre 30% y 35% para el invierno con una revisión probablemente en agosto que determine un nuevo incremento. Las tarifas eléctricas ya empezaron a aumentar y a lo largo del año subirán 55%, por encima de la inflación esperada.

El Ministerio de Producción y Trabajo también se sumó al "hacé algo", en este caso para presentar esta semana un programa que propone flexibilizar el empleo y bajar las indemnizaciones para beneficiar la rentabilidad de las empresas. Es poco creible pero ni las empresas quieren esa flexibilización: el mayor reclamo que hacen es para que se estimule el mercado interno y eso se logra con más trabajo y mejores salarios.

"Cada cosa que hizo y hace el Gobierno ha empeorado la calidad de vida del conjunto de los argentinos"

En la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires también "hacen algo" y proponen, por ejemplo, cerrar escuelas y universidades y bajar salarios docentes.

Es comprensible la angustia del obrero que interpeló al Presidente. "Soy un laburante, vivo día a día, todos los días a las 5 de la mañana me levanto. Perdón que se lo tengo que decir, con respeto, no me importa el Gobierno pasado, ahora es el problema. Tratemos de hacer rápido las cosas, se lo pido por favor presidente, estamos peor" dijo y ya regresando a su lugar en la formación de trabajadores que tenía que hacer de tribuna se lo escuchó decir: "Hagan algo, la concha de mi hermana".

Es comprensible la angustia, pero se equivoca en pedir "hagan algo" porque cada cosa que hizo y hace el Gobierno ha empeorado su calidad de vida y del conjunto de los argentinos.