Editorial de Julián Guarino: "El país de las últimas cosas", cuando el futuro es incierto

21 de marzo de 2019

Julián Guarino comparó la ficción desoladora de Paul Auster con el Estado ausente que parece regir a la Argentina.

En lo que parece ser un llamado para evitar una realidad apocalíptica, Julián Guarino apeló a la novela “El país de las últimas cosas”, de Paul Auster, para emitir una señal de alerta durante su editorial de “Recalculando”.

editorial guarino 21-3

La historia que narró en la pantalla de C5N el conductor fue la de Anna Blume, quien llega a un país inhóspito buscando a su hermano e inmediatamente debe lucha para poder sobrevivir, conseguir comida y no morir de frío en un ámbito en el que el Estado está ausente.

“Se pierden no solo los objetos y las personas sino también las palabras, y esta larga carta es no sólo el testimonio sino un acto de rebeldía en sí mismo, rescata la soberanía que nos dan las palabras”, reflexionó el periodista y economista sobre el escrito de la protagonista.

“Quiero preguntarle si así como desaparecen los objetos y las personas en esta historia, de la misma manera no desaparece la posibilidad de la dignidad en la Argentina”, lanzó el conductor y apuntó “si no parece desvanecerse la educación que garantice la posibilidad de la igualdad en Argentina, de un sueldo digno, si no se desvanecen algunos derechos que dábamos por sentados”.

“Tener gas, petróleo, granos en el campo, ingreso de dólares especulativos no es garantía de nada y no constituye riqueza si no sirve para poner en marcha a la Argentina”, analizó Guarino y trazó un paralelo entre la novela y la realidad: “Las personas parecen perder la esperanza en el futuro porque el angustiante presente les hace olvidar su pasado, que no nos pase a los argentinos, porque nos merecemos otra cosa”.

Temas