En Concordia aumenta el empleo, pero también la pobreza

28 de marzo de 2019

Pese a que es una de las ciudadades en las que más creció la tasa de ocupación, hay más personas que no cubre la canasta básica.

Este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) dio a conocer el informe sobre “Incidencia de la pobreza y la indigencia” del segundo semestre del 2018. Concordia registra una tasa de pobreza del 31,1% en el rubro “hogares”, lo que representa un aumento de 4,6 puntos en la comparativa interanual.

La semana pasada, el INDEC dio a conocer los datos de ocupación, y Concordia se ubicó entre las ciudades donde ha crecido con mayor énfasis la tasa de empleo demandante y la tasa de ocupación, siendo una de las localidades con menor índice de desempleo de todo el país.

Con estos datos a la vista, el presidente del Consejo Municipal de Producción Marcos Follonier sostuvo que “Concordia es una ciudad que tiene bajos niveles de desocupación (poco más de un 5 %) y elevados niveles de pobreza. Esto significa que mucha gente aún trabajando es pobre. Porque con lo que ganan no cubren los costos básicos de la canasta familiar, que hoy ronda los treinta mil pesos”.

En este sentido, el economista argumentó que “hay un gran esfuerzo del gobierno municipal del intendente Enrique Cresto para generar empleo aún en este contexto de crisis. Se articula con Nación y Provincia, se trabaja con el sector privado, se promueve el emprendedurismo, las capacitaciones y el empleo jóven, se gestiona junto a los productores y en estos últimos tres años se establecieron políticas públicas claramente definidas que han permitido crear más y mejores puestos de trabajo. Eso es lo que determina, a nuestro entender, que la desocupación vaya disminuyendo progresivamente. Pero no alcanza. Porque todo lo que se hace, todo el trabajo en equipo que distintos actores sociales llevan adelante en conjunto con el municipio no puede contrarrestar o modificar en el ámbito local una realidad nacional y estructural que responde a variables macroeconómicas que, en su mayor parte, son responsabilidad directa del Gobierno nacional”, señaló Follonier.

Para el contador, la ecuación se define en pocas palabras: “en Concordia hay trabajo, se genera empleo y viene gente a trabajar de otras ciudades, pero muchos de los que trabajan no llegan a fin de mes. Es casi imposible para muchas familias generar ingresos superiores a los treinta mil o cuarenta mil pesos y tener que pelearle a la inflación todos los días en la góndola del supermercado. En estas condiciones, es lógico que al momento de las mediciones muchas familias no puedan estar por encima de los parámetros que toma el INDEC para porcentualizar la pobreza. Entonces se da el fenómeno de que tenemos una ciudad donde en los últimos años aumenta el empleo, pero también la pobreza”.

Responsabilidades

El secretario de Gobierno y Turismo del municipio Alfredo Francolini coincide con el análisis de situación que plantea Follonier, alertando sobre lo que representan estos guarismos en una ciudad como Concordia. “Nadie puede negar que una de las prioridades de esta gestión municipal es luchar contra la desocupación y la pobreza. Este es uno de los municipios que más gestiona, articula y trabaja en equipo con todas las fuerzas políticas y los distintos actores sociales para generar empleo. Pero hay una realidad que no podemos negar ni contamos con las herramientas para modificarla, porque ante los niveles de inflación, el aumento del dólar, las remarcación constante de precios y el estancamiento de la economía es muy poco lo que puede hacer un municipio”.

Francolini, quien además es candidato a viceintendente en el proyecto de continuidad en el mandato del intendente Cresto, no rehuyó la lectura política de la situación. “El Gobierno nacional está haciendo todo mal en el manejo de los resortes económicos del país y esto tiene consecuencias directas en los parámetros socioeconómicos de una ciudad como la nuestra. Estos niveles que marca el INDEC tienen que ser un fuerte llamado de atención para quienes representan al partido gobernante en la Nación y ahora se hacen los desentendidos, prometiendo cambios y soluciones mágicas. A mi me parece que antes que pensar en discursos y mensajes de campaña tienen que hacerse cargo de lo que están haciendo en el país y ponerse al lado de la gente para ayudarnos a sobrellevar esta situación, como lo estamos haciendo quienes todos los días trabajamos, desde el Estado y el sector privado, para sacar adelante a Concordia”, concluyó el funcionario.