-

El festejo épico de Donald Trump tras librarse del "Russiagate": no le pudieron probar nada

19 de abril de 2019

El presidente estadounidense celebró el resultado de la investigación del fiscal especial Robert Mueller, pero aún no se sacó de encima a los demócratas.

"No hubo colusión, no hubo obstrucción. Para los que me odian y los demócratas de izquierda... Game Over", lanzó Donald Trump el jueves de esta semana apenas se enteró de que no está al borde del juicio político por un supuesto pacto entre su equipo de campaña y el gobierno de Rusia.

Después de una investigación de 22 meses sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, el fiscal especial Robert Mueller concluyó que el equipo de campaña de Trump no conspiró con el Kremlin para obtener la victoria sobre Hillary Clinton.

Para Mueller "si bien la investigación identificó numerosos vínculos entre personas conectadas con el Gobierno ruso y personas relacionadas con la campaña de Trump, la evidencia no fue suficiente para apoyar cargos penales", por lo que el actual ocupante de la Casa Blanca puede quedarse tranquilo.

Embed

Además de la colusión entre el equipo de Trump y el Kremlin, Mueller investigó 10 episodios en los que el Presidente intentó obstruir la investigación con presiones y otros manejos.

Los intentos de Trump "fueron infructuosos" porque sus subordinados no le obedecieron. Tal fue el caso del vice fiscal general, Rod Rosenstein cuando el Presidente le ordenó expulsar a Mueller de la investigación por un presunto conflicto de intereses.

Rosenstein se negó para no generar una crisis como la de Watergate, que terminó en la renuncia del presidente Richard Nixon.

Dos días después Trump mandó a su ex jefe de campaña, Corey Lewandowsky, a pedirle al ahora desplazado fiscal general Jeff Sessions que dijera públicamente que la investigación era "muy injusta" con el Presidente y que Mueller debería limitarse a ahondar en las intromisiones electorales para futuras contiendas.

Sessions se negó

Trump aseguró este viernes que el informe de Mueller fue escrito por "18 demócratas enojados que odian a Trump (sic)".

"Cuidado con la gente que toma supuestas 'notas' cuando las notas nunca existieron antes de que se las necesite", disparó Trump. "Yo nunca accedí a testificar porque no era necesario que respondiera a los dichos en un 'reporte', algunos de los cuales son una mierda total (sic)", espetó.

Embed
Embed

Existen dos versiones del informe de 400 páginas firmado por Mueller: una sin censurar, que ya está en manos del equipo legal de Trump, y otra con extractos tachados para evitar interferir en el trabajo de los servicios de Inteligencia, que fue presentada en el Congreso el jueves pasado, y luego por el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, en una conferencia de prensa.

La bancada demócrata, aludida por Trump en sucesivos mensajes de Twitter este viernes, insistió con que Mueller se presente en el Congreso "a más tardar el 23 de mayo" para responder preguntas sobre su informe.

Temas