-

Nelson, el buitre que se perdió en Bulgaria y terminó como prisionero de guerra, acusado de espionaje

27 de abril de 2019

Nelson se mandó un viaje inesperado y para rescatarlo hubo que mover a los empleados de dos embajadas y una organización pro animales.

Nelson es un buitre leonado de dos años que Francia le donó a Bulgaria para repoblar la sona de Kresna, cerca de la frontera con Macedonia. Aunque sus cuidadores del Fondo de Fauna y Flora Silvestre (FWFF) le pusieron un dispositivo para rastrearlo, el ave logró perderse y terminó como prisionero de guerra en Yemen.

Los especialistas del FWFF creen que Nelson voló por Turquía, Siria, Jordania y Arabia Saudita antes de recalar en Yemen, que atraviesa desde 2015 una hambruna producto de una sangrienta guerra civil.

nelson mapa.jpg

Nelson fue tomado prisionero en la gobernación de Taiz por unos milicianos afines al Gobierno de Yemen que pensaron que era un espía de los rebeldes hutíes., que actualmente controlan la capital, Sana.

Los soldados le retiraron el rastreador a Nelson para investigar si tenía un mensaje encriptado.

buitre nelson yemen espía.mp4

Mientras tanto, los cuidadores de Nelson -que seguían su trayectoria de más de 3 mil metros por Medio Oriente a través del rastreador- tuvieron que ponerse en campaña para encontrarlo tras perderlo de vista en noviembre de 2018.

A pesar de que Taiz enfrenta su tercera epidemia de cólera desde 2015, cientos de habitantes se contactaron con el FWFF el 5 de abril pasado para reportar que su buitre estaba en Yemen y "en mal estado", informó la BBC.

Hisham al-Hoot.jpg
Hisham al-Hoot viajó desde Sana a Taiz para rescatar a Nelson
Hisham al-Hoot viajó desde Sana a Taiz para rescatar a Nelson

Los cuidadores de Bulgaria tuvieron que pedir la intercesión del embajador de Yemen en ese país, que a su vez se contactó con las autoridades de Taiz para lograr que los soldados le entregaran el ave a Hisham Al Hoot, quien viajó desde Sana para rescatarlo.

Ahora que fue rescatado, Nelson será alimentado a carne y agua hasta que suba los dos kilos que le faltan para poder volar (tiene que pesar al menos 5). Tiene algunas plumas rotas en un ala y la piel de una pata lastimada por las ataduras, pero eventualmente se recuperará y será liberado para poder emprender su camino de regreso a Bulgaria.

Temas