Claudio María Dominguez te enseña a "hacerte cargo de tu vida"

07 de mayo de 2019

Reíte de cualquier cosa, estás vivo. ¿Pero estamos viviendo plenamente, nos estamos amando realmente? Cómo reconocernos como seres de luz.

Genios queridos, gracias por existir. Hay una frase de Madre Teresa, que debe ser una de las diez mejores y más crueles frases de mi vida: “La gente se muere sin haber vivido nunca”.

Es decir, cumplieron todas las funciones biológicas, se saben de memoria la grilla de televisión de todos los canales de cable, se saben de memoria quien los jodió en la vida año por año, mes por mes, día por día; se saben de memoria todos los deseos inconclusos que tienen para el futuro, todos los miedos de lo que les puede pasar; viven en ese estado de amenaza: del pasado al futuro, del futuro al pasado, y no pueden mandar a la miércoles el pasado y el futuro y estar aquí y ahora, calmos, bellos, en eje, porque siguen esperando que el mundo ahí afuera cambie, cuando el mundo es nada más que el espejo de lo que vos estás haciendo de tu vida.

Claudio María Domínguez 02.jpg

Todos los seres iluminados, conscientes de su luz, dicen lo mismo: el mundo te está reflejando la evolución de tu alma, es decir, cada vez que odies a otro o que odies determinada característica del otro, eso es lo que no podes resolver en tu historia. Entonces es mucho más fácil decir “resentido”, “vanidoso”, “rencoroso”, porque vos no te estás señalando y diciendo “No, yo soy un envidioso que sufro por el triunfo ajeno, yo estoy resentido y rencoroso porque no me pidió perdón por lo que me hizo”.

Cada vez que ames algo en el otro, ese es tu estado vibratorio, bello y amoroso. Cada vez que vos digas: “que noble, que genial, que luz desprende”…, vos estas en un estado de recepción de esa luz, por eso podes verla, otro no podría verla ni aunque el sol le diera en la cara.

Cada vez que digas: “escuchar a esa persona me hace tanto bien”, el plexo solar, el corazón lo tenés abierto como para que esas palabras entren en tu vida porque vos ya sabés que esa es tu verdad, porque el otro es un espejo.

Cada vez que vos digas “que me amen por favor”, es que vos no te estás amando a vos mismo; “que aquel aparezca en mi vida”, es que vos no llegaste a tu vida; “que aquel me llame el fin de semana”, vos dependes del fin de semana para poder tener una vida.

Claudio María Domínguez 03.jpg

Lo que me molesta del otro es lo que no puedo resolver en mí, el otro es un maestro divino, extraordinario, que me muestra mis asignaturas pendientes. Sumergite en el vacío, el que da un salto cuántico en el vacio parece que cae y en realidad una vez que está cayendo y se suelta de todo aquello que lo aferraba en el mundo, de golpe va a volar y logrará ser libre.

Vas a tener que reconocerte y recordarte como el ser de luz de vuelo infinito que sos y que siempre has sido. Todo lo que siempre creíste que eras hasta ahora, eso es lo que no sos, y todo lo que no te atreviste a soñar que eras, eso es lo que siempre fuiste. Es hora de vivir. Sos un ser de luz, un tesorito en la vida, naciste para ser feliz. Es hora de que te des cuenta de eso y que lo apliques.

Temas