Claudio María Domínguez y una anécdota con la Madre Teresa: "Actos de amor incondicional"

12 de mayo de 2019

El conductor de Hacete Cargo por C5N te propone dejar pasar al odio para dar lugar a la alegría. Cuenta cuando fue a ver a la santa y mantuvo un diálogo en privado con ella.


Todo lo que hacemos por los demás, lo hacemos por Dios. Por el Dios que está en todos y en todo.

Una anécdota que me quedó grabada de la Madre Teresa, vuelve una y otra vez a mi memoria. Cuando le pregunté, al ver esa acción contínua a favor de los leprosos, de los mutilados, de aquellos con capacidades diferentes extremadamente afectados, y más aún, de los moribundos; si ella, sus divinos seguidores, voluntarios y misioneros, no tenían nunca miedo o impresión; o cómo hacían para combatir esa sensación, transmutarla y trascenderla, ayudando a los otros con amor incondicional.

La madre me contestó con una sonrisa radiante: “Sí, tenemos a veces impresiones muy profundas en un comienzo, incluso cierto temor, pero eso dura unos segundos, porque aquí todos ya sabemos que enseguida vemos el rostro de Jesús en ese enfermo, en ese paralítico, en ese mutilado, en ese leproso, y a los pocos segundos ya queremos comerlos a besos y abrazos, entonces la tarea se hace no solo fácil, sino maravillosa. Es una fuente de goce interminable, y una verdadera bendición”.

Si compartís amor, vas a recibir amor. Si compartís ira, vas a recibir ira. Si compartís odio, vas a recibir odio. Si compartís alegría con los demás, es lo que vas a tener en tu vida. Nosotros siempre fuimos el amor, la paz, la alegría; pero tenemos que vivirlo, tenemos que expresarlo en forma consciente.

Esto se puede hacer en forma práctica todos los días de nuestra vida. Ya mismo. Esa energía vibra en mi, se manifiesta en mí, y a través de mi, llega a otras formas de la creación, que es la misma energía, más allá de los nombres y formas infinitos.

Cada obra de amor, llevada a cabo con todo el corazón, siempre logrará acercar a la gente a Dios. Madre Teresa

Temas