-

-

-

Cuatro coincidencias básicas y cuatro opiniones diferentes de Alberto Fernández y Cristina Kirchner

18 de mayo de 2019

Venezuela, control cambiario, Ley de Medios, Reforma Judicial, comercio exterior, salarios, mano dura y reforma laboral bajo la lupa de la fórmula presidencial más inesperada de la historia del peronismo.

En su “Manual de conducción política”, Juan Domingo Perón sostuvo que un buen conductor debe tener “información, secreto y sorpresa”. Cristina Kirchner marca con una cruz los tres casilleros. En un año escribió y publicó un libro que es best seller. En una semana erigió un precandidato a presidente y se colocó como su vice sin que nadie más que su círculo íntimo lo supiera.

“Alberto Fernández, a quien conozco hace más de 20 años, y es cierto, con quien tuvimos también diferencias”, dice en el video en el que presenta como el elegido para encabezar la fórmula de Unidad Ciudadana en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Esas diferencias, lejos de quebrar enriquecen la fórmula. La apuesta es romper el techo que tiene el kirchnerismo para llegar al piso del peronismo y traspasar a la denominada “ancha avenida del medio” de la “grieta”.

Alberto estuvo con todos excepto con Mauricio Macri. Fue funcionario de Alfonsín, de Menem, candidato de Cavallo de la mano de Béliz, mano derecha de Néstor y Cristina Kirchner, armador de Massa y Randazzo. Tiene buena relación con el Poder Judicial -es profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires por la que pasaron la mayoría de los funcionarios de Talcahuano y Comodoro Py. Se sienta en la mesa de los sindicalistas con comodidad -destacó a Hugo Moyano como el hombre que ha dominado la escena de la demanda laboral durante las últimas dos décadas- y lo respeta todo el PJ de la calle Matheu.

Alberto destacó el gobierno de Kirchner y fue elogioso con el primero de Cristina. Se distanció de las medidas que se tomaron entre 2012 y 2015, pero se acercó por las medidas que tomó Macri y su “mejor equipo de los últimos 50 años”. ¿Cuáles son las coincidencias y las diferencias entre los Fernández?

DIFERENCIAS

Venezuela

El troll center repite -sin demasiado fundamento- que “Argentina camino a Venezuela”. Una persona con conocimientos básicos de macroeconomía sabe que por la diversificación de las exportaciones de un país y otro, no hay chance remota de que las realidades de los dos países que en 2019 tienen la mayor inflación de la región coincidan.

Cristina en su “Sinceramente” ensaya una defensa de Hugo Chávez y nombra a Nicolás Maduro ya sin tanto énfasis. Alberto salió a cortar al líder del país caribeño cuando disolvió la Asamblea Nacional, pero cargó también contra la oposición. “Soy muy crítico de Maduro, pero soy más crítico de los opositores, que no han sabido construir una alternativa. Los países americanos no podemos hacer lo que le criticábamos a los EE.UU”, sostuvo el precandidato a presidente.

Control cambiario

En octubre de 2011, la presidenta del Banco Central Mercede Marcó del Pont sugirió la implementación de los controles a la venta de dólares a particulares para ahorro. "El cepo fue una salida desesperada para evitar la fuga de capitales”, explicó Alberto en 2017. “Cristina tuvo un cuello de botella con el tema de la falta de dólares. Lo resolvió con el cepo y yo fui muy crítico. Mauricio Macri tuvo también un estrangulamiento externo y él lo resolvió con endeudamiento. Cuando miro a la distancia extraño el cepo porque el costo que pagamos con Macri es infinitamente más alto", explicó respecto a la medida.

Ley de Medios

La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se debatió a lo largo y a lo ancho del país durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner. Con la disolución del AFSCA, el gobierno de Mauricio Macri echó por la borda la misiva. “Yo estuve siempre en contra de la ley de medios”, sostuvo Alberto.

Reforma Judicial

La llamada Democratización de la Justicia que intentó el gobierno de Cristina Kirchner naufragó en 2013. Alberto la calificó de “escalofriante” y hasta pidió a la sociedad movilizarse a pesar de “no ser amigo de los cacerolazos”.

COINCIDENCIAS

Comercio exterior

Alberto y Cristina coinciden en la necesidad de proteger el trabajo de los argentinos. Se paran en veredas diametralmente opuestas a la apertura del gobierno de Mauricio Macri que dejó ingresar productos que se elaboraban en el país. El precandidato a presidente no dudó en calificar como “festival de importaciones” a las políticas de Cambiemos.

Salarios

En la era Macri, Argentina pasó de tener el salario más alto de la región a quedar en el octavo lugar sobre diez países. En once de los doce años de kirchnerismo, el promedio de aumentos paritarios le ganó o le empató a los aumentos de precios. "El Gobierno no logró bajar la inflación y ahora intenta hacerlo a través de los salarios, trata de restringir los aumentos”, sostuvo Alberto, en línea con Cristina.

Mano dura

"En esto de tener que separar seguridad de derechos humanos hay contradicciones, piden mano dura, más seguridad aquellos que cometen una flagrante contradicción. Se nos critica que se hayan derogado las leyes de Obediencia Debida y Punto Final para quienes cometieron crímenes atroces, y piden penas de muerte para quienes cometen crimenes comunes", había sentenciado Cristina cuando el gobierno porteño de Mauricio Macri reprimía la toma del Parque Indoamericano en Villa Soldati.

A tono con su compañera de fórmula, Alberto declaró en 2003 que "preferimos no reprimir y no tener muertos, heridos y sangre porque nunca los resultados por esa vía han sido positivos; preferimos seguir atacando las causas para que desaparezca el efecto".

La “doctrina Chocobar” terminaría el 10 de diciembre de 2019 si los Fernández vencen en las urnas.

Reforma laboral

"Veo un proceso que va camino a un callejón muy feo. La crisis que atraviesa Tierra del Fuego es la síntesis de la lógica de esta reforma, beneficiar a los empresarios, que todos los demás hagan un esfuerzo. Y los trabajadores de la provincia hasta 2020 no pueden pedir aumento de sueldo", dijo Alberto respecto a la Reforma Laboral que quiso imponer Macri en aquel 2017 en el que el país se pintó de amarillo tras las elecciones de medio término.

“Hoy estamos volviendo al pasado, con debates que atrasan e ideas que fracasaron acá y en el mundo. Este debate debería estar saldado para los argentinos, que nos merecemos seguir caminando hacia adelante", dijo Cristina por entonces.

UNIDAD

Retomando a Perón, en el manual de sus clases de política sostiene que “un conductor, por genial que fuese, no puede llegar a cada uno de los millones de hombres que conduce. Hay una cosa que debe marchar sola, es decir, la doctrina, que pone a todo el mundo a patear para el mismo arco”. Finalmente, pese a las diferencias, el objetivo de la fórmula es sumar la mayor cantidad de votos posibles para vencer en las urnas y gobernar para salir de la crisis.

Temas